Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Lucidez del abismo, de Pierre Jacomet

Francisco Mouat repasa en ADN el volumen del ensayista chileno.

Lucidez del abismo, de Pierre Jacomet

Lucidez del abismo. Foto:

Francisco Mouat

Uno lee los ensayos de Pierre Jacomet en su libro Lucidez del abismo y se asombra de su asombro. Cita a Chuang-Tzu, que tanto lo inspiraba: "Sé de la alegría de los peces en el río, por mi alegría cuando recorro las márgenes del río". Habla de la tristeza y la alegría con el mismo fervor con que narra sus encuentros con Víctor, un mendigo al que entiende como un ser superior, que lo lleva a cuestionar su supuesta generosidad cada vez que le da una limosna: "¿Quién muestra más grandeza de alma? ¿Yo, al dar, o él, al recibir? ¿No es generosidad la humildad?". Transcurren unas pocas líneas y aparece el más grande de todos los ensayistas, Montaigne: "Al ver a los pordioseros, se pregunta Montaigne si tendría la capacidad para soportar la indigencia con igual entereza".

Uno lee la traducción de los ensayos de Montaigne que hizo Pierre Jacomet y se maravilla del talento con que lo reescribió. Lectura obligatoria, decía él, para el que quisiera hacerse preguntas y pensar. Una de las cosas que fascinaba a Jacomet de Montaigne era la frescura y la libertad con que el francés conversaba con el papel, y por extensión con el lector. Decía que era un maestro de la asociación libre, un viajero del espíritu que se subía a un navío imaginario y conducía la embarcación trazando una ruta nueva, inexplorada hasta ese momento por el lenguaje y el pensamiento. A ratos pienso que en su magnífico esfuerzo por traducir a Montaigne a nuestra lengua, Jacomet se convirtió en un nuevo Montaigne con cuatro o cinco siglos más de historia a cuestas, testigo del regreso a la Tierra de "antiguas perplejidades y terrorismos religiosos, políticos y financieros".

En el año 2008, Cristián Warnken lo entrevistó y le preguntó "¿quién eres?, ¿cómo te definirías?", y Pierre Jacomet sonrió antes de responder, se dio unas vueltas en la silla y le dijo: "No sé quién soy, tal vez soy la capital de un imperio que nunca fue".

Lucidez del abismo, de Pierre Jacomet, de Editorial Universidad de Valparaíso.


 
X