Escucha ahora

Ciudadano ADN


Lanzan libro que devela lazos de la CNI con el espectáculo de los 80’

"Álvaro Corbalán. El dueño de la noche" es el título del libro escrito por un grupo de periodistas sobre la relación que tuvo Álvaro Corbalán, con el mundo del espectáculo.

Lanzan libro que devela lazos de la CNI con el espectáculo de los 80’
Este miércoles 5 de agosto, a las 19:30 horas, en Teatro Cinema (Ernesto Pinto Lagarrigue 179, barrio Bellavista), se lanzará el libro de la investigación colaborativa entre los periodistas Constanza González, Macarena Chinni, Daniel Campusano y Felipe Robledo.

Esta investigación devela aspectos de la relación que tuvo Álvaro Corbalán, con el mundo del espectáculo y la televisión. El ex agente CNI, ahora es recluso en la cárcel de lujo de Punta Peuco, condenado por algunos de los más siniestros crímenes de la dictadura cívico militar.

Ceibo Produciones on Twitter

‘Álvaro Corbalán, dueño de la noche’ relata las andanzas de esos personajes que tenían el poder para amenazar, torturar, asesinar, y al mismo tiempo actuar como protagonistas de la bohemia nacional. Encabezados por el entonces jefe de una de las brigadas de la CNI, Álvaro Corbalán, quien también estuvo a cargo de la seguridad del Festival de Viña del Mar.

El libro también destapa la verdad sobre la existencia de la llamada Brigada Rosa: un grupo de mujeres bonitas, faranduleras, que se dedicaban a labores de inteligencia. Seducían a personas del mundo del espectáculo con un solo objetivo: probar quiénes eran detractores de la dictadura. El nombre que más resaltaba entre ellas era, según señala el reportero, el de Raquel Argandoña”.
 

Personajes como Don Francisco, Raquel Argandoña, "Pollo" Fuentes, y distintos profesionales ligados al mundo del espectáculo, que se toparon con Álvaro Corbalán en sus carreras. A continuación compartimos uno de los extractos del libro:

"El día del Golpe Militar, Sergio Riesenberg era director del ex canal de la Universidad de Chile, hoy Chilevisión. Cuando llegó se sorprendió al ver a Jaime Fuenzalida, un electricista del canal, vestido de militar, junto a una patrulla. “Nadie habría imaginado eso de Fuenzalida. Me dijo: ‘Don Sergio, váyase para la casa, nosotros le avisaremos el día en que el canal pueda salir al aire’”. Después, recibió una notificación para reunirse en la oficina del coronel Virgilio Espinoza. La invitación era la misma para todos los directores de televisión. Ya en el lugar del encuentro forzoso, el militar le dio a cada uno una carpeta de un color distinto. Ahí se encontraba una ficha con toda la información de sus vidas. “Era una advertencia de que sabían todo sobre nosotros, salían mis compañeros de colegio, que ni yo me acordaba. Después nos dieron indicaciones de lo que se podía decir y mostrar en pantalla”, describe Riesenberg."
X