Escucha ahora

Ciudadano ADN


El compuesto de una planta logra frenar la metástasis cerebral

Se trata de la silibinina, un extracto estandarizado de las semillas del cardo mariano.

El compuesto de una planta logra frenar la metástasis cerebral

Cardo mariano

Un grupo de científicos comprobó que la silibinina, un compuesto presente en las semillas del cardo mariano, logra aumentar los períodos de sobrevivencia de pacientes con cáncer e incluso detener las metástasis. Un equipo dirigido por el veterinario Manuel Valiente suministró pastillas con el extracto a 18 pacientes con carcinoma de pulmón y metástasis cerebrales, combinándolo con quimioterapia.

La supervivencia media de estos enfermos fue de 15 meses y medio, cuadruplicando la de los pacientes que no tomaron las píldoras. Y en tres casos las metástasis cerebrales se volvieron indetectables. "Entre un 10% y un 30% de los pacientes con cáncer desarrollan una metástasis cerebral. Y el tratamiento ahora es muy pobre", explica Valiente, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) en Madrid.

El estudio publicado en la Revista Nature Medicine explica los mecanismos de éstos efectos. El cáncer de pulmón es el tumor que con mayor frecuencia genera una metástasis cerebral. Algunas de las células cancerígenas escapan del tumor original y llegan al cerebro por el torrente sanguíneo, y las que no son aniquiladas por las defensas del organismo, se multiplican en el interior del cráneo.

En el cerebro esas células segregan sustancias que activan el gen STAT3 en los astrocitos, que en condiciones normales ayudan a que las neuronas estén sanas. Con el STAT3 activado, los astrocitos vecinos favorecen el crecimiento del cáncer y forman una barrera que frena las defensas antitumorales. La silibinina del cardo mariano inhibe el STAT3 y rompe ese proceso, frenando total o parcialmente la metástasis.

La farmacóloga del CNIO y coautora del trabajo, Neibla Priego, destacó que es la primera terapia experimental dirigida contra la metástasis cerebral que ataca el vecindario del tumor. Los investigadores buscan unos 700.000 euros de financiamiento, para desarrollar un ensayo clínico más amplio con medio centenar de pacientes. Las farmacéuticas rechazaron participar. El tratamiento con Legasil que emplean cuesta unos 100 euros al mes, frente a los miles de euros de los fármacos oncológicos.


 
X