Escucha ahora

Agenda de Género


El 40% de los niños en Chile sufre de insomnio

Es el principal trastorno del sueño que padecen los menores de edad. Le siguen el bruxismo con un 24% y las pesadillas con un 22%.

El 40% de los niños en Chile sufre de insomnio
Tener dificultades para conciliar el sueño solo, despertarse entre cinco a 15 veces en la noche, y no poder retomar el descanso nuevamente sin ayuda externa y espontáneamente, son algunos de los síntomas del insomnio, trastorno que padece el 40% de los niños en Chile.

Así lo explica la neuróloga Perla David del Centro Medicina del Sueño, basada en un estudio de Neuropediatria publicado en 2010.
 
Dentro de los problemas más recurrentes, el segundo lugar lo tiene el bruxismo -hábito de apretar y rechinar los dientes- con un 24% y en tercer lugar las pesadillas alcanzando un 22% de los casos.
 
Trastorno Incidencia (%)
Insomnio 40%
Bruxismo 24%
Pesadillas 22%
Enuresis nocturna 11%
Apneas 4,9%
Ronquidos 4,5%
Síndrome de piernas inquietas 4%

David explicó que esto puede llevar a “un déficit en el crecimiento y desarrollo, una maduración inadecuada, problemas cognitivos, conducta inquieta y mayor riesgos de accidentes por mala reparación del sueño”.

“Dado el gran desarrollo electrónico y nuestro sistema de vida que no considera oportuno que el hábito de sueño esté sincronizado con el ciclo de luz natural, la calidad del sueño en niños es cada vez más deficiente”, advirtió.
 
Otro de los problemas que afectan las noches de los niños es la apnea del sueño, la que si bien sólo se registra en 4,9% de los casos, es la más grave.

Ronquidos frecuentes, problemas para respirar durante la noche, somnolencia durante el día y problemas de conducta son los principales síntomas de esta afección que al ser crónica puede producir falla pulmonar, aumento de la glicemia y hasta diabetes mellitus. El cuadro más complejo de la apnea en niños es el síndrome de muerte súbita.
 
La prevención significa preparar al menor a que se duerma antes de las nueve de la noche, que su habitación esté ventilada, evitar hacer ejercicios o sobre estimularlo después de las seis de la tarde y mantener horarios regulares de alimentación, entre otros.

“Es trascendental que antes de dormir el niño no manipule ningún elemento electrónico, pues el sueño es un estado de desconexión sensorial. Por eso se deben evitar todo tipo de pantallas como celulares, tablets, notebooks, y consolas de juegos. Es importante que los padres le enseñen a sus hijos buenos hábitos, educarlos en la relevancia del sueño y la salud”, concluyó la especialista.

X