Escucha ahora

ADN Hoy 1ª edición


Correr, de Jean Echenoz

Francisco Mouat revisa en ADN la obra del escritor francés.

Correr, de Jean Echenoz

Correr, de Jean Echenoz. Foto:

Francisco Mouat

Correr, la novela del francés Jean Echenoz que cuenta la vida del atleta checo Emil Zátopek, es mucho mejor que una biografía del deportista. No se trata de aquella narración agotadora, abundante en detalles nimios, sino en un libro breve, de 140 páginas, preciso y perfecto en su construcción.

Un amigo me contó un día que leyó a Echenoz decir que escribía sus libros varias veces. Y que la primera versión la borraba íntegra antes de escribir la segunda, que también borraba completamente antes de escribir la tercera, que tal vez ya empezaba a gustarle a pesar de lo cual igual la eliminaba, para escribir la cuarta versión ahora sí definitiva. Si esto es verdad, en Correr la jugada es maestra, porque el narrador escoge los materiales esenciales y deja en uno, lector, la sensación de que Jean Echenoz metabolizó a tal punto la historia que sabe perfectamente qué elegir y qué ir dejando fuera para contar esta vida, la de un corredor de larga distancia que sin tener mucha idea de sus condiciones naturales un día descubrió el gusto por la carrera, y en un breve lapso de tiempo se entreveró entre los mejores del mundo, para beneplácito del régimen comunista que supo administrar la propaganda del éxito deportivo y a la vez limitar sus movimientos fuera de la órbita soviética.

Paralelamente a su evolución como fondista de marca mundial que obtiene medallas de oro en los juegos olímpicos, Zátopek sufre los patéticos límites de una Checoslovaquia que intenta liberarse y es intervenida aún con más violencia por los rusos en 1968. Cuando Emil Zátopek deja de ser la estrella de exportación de los comunistas checos, la oportunidad de humillarlo está a la vuelta de la esquina.

No le interesaba a Echenoz especialmente el mundo del deporte, pero vio en Zatopek a un personaje atractivo que, desde el atletismo, podía hablarle de muchas otras cosas: "Zatopek corría para huir de la dictadura, pero, a la vez, para el régimen era un símbolo, un ejemplo y un rehén, todo junto. Correr es lo que le daba la vida, pero al mismo tiempo se la robaba, porque le quitaba todo el tiempo".

Correr como una manera de luchar. Maravillosa novela, construida a partir de un deportista inolvidable, el checo Emil Zatopek.

Correr, de Jean Echenoz, de editorial Anagrama.


 
X