Escucha ahora

Ciudadano ADN


Blackstar, el enigmático disco de despedida de David Bowie

Hace días el Duque Blanco lanzó su último trabajo de estudio, una despedida premonitoria tras su inesperada muerte.

Blackstar, el enigmático disco de despedida de David Bowie
El mundo de la música llora la partida de una de las voces más influyentes de la historia. El británico David Bowie falleció este domingo a los 69 años en Nueva York, tras una silenciosa lucha contra el cáncer que se extendió por 18 meses. 

El 8 de enero, el día de su cumpleaños y a 48 horas de su deceso, el Duque Blanco lanzó al mercado el que sería su último disco de estudio, Blackstar. El álbum bordea los 40 minutos de duración y se alza como el más críptico y enigmático en la carrera del inglés, influenciado fuertemente por el jazz y la música avant garde.

Un trabajo con el que Bowie quiso despedirse intencionalmente de sus fans, según dijo el productor del disco Tony Visconti: "Su muerte no fue distinta de su vida, una obra de arte. Él hizo Blackstar para nosotros, su regalo de despedida. Desde hace un año sabía que iba a ser de esa forma. Sin embargo, no estaba preparado para ello", escribió Visconti en su cuenta de Facebook.

"Él fue un hombre extraordinario, lleno de amor y vida. Siempre estará con nosotros, y por ahora, sólo queda llorar", añadió.
 

Las palabras de Visconti toman más sentido al ver las letras que canta Bowie en "Lazarus", el segundo single de su nuevo disco: "Mira aquí arriba, estoy en el cielo" (...) "Seré libre, como esa ave azul", nos dijo el Duque Blanco en la pieza, la que ahora asoma como una despedida premonitoria.

En otras piezas del disco, como en el cierre con "I can't give everything away", el músico también hace referencia a su partida: "No pude darlo todo", canta en reiteradas ocasiones. No podía ser de otra forma. David Bowie hizo de su muerte una obra de arte, y dejó este mundo con la elegancia y calidad artística que lo caracterizaron en sus más de 50 años de ruedo.