Escucha ahora

Música en ADN


Ben Stiller: "La moda es un mundo tan excesivo que resulta difícil exagerarlo"

El actor, que acaba de cumplir 50 años reflexionó en una entrevista: "¿Voy a pasar mi vida pensando en las cosas que me harán feliz o siendo feliz con las que tengo?"

Ben Stiller:
Ben Stiller, el actor de 50 años que se encuentra en pleno proceso de promoción de Zoolander 2, que se estrena en un par de días se ha dado el tiempo de contestar muchas preguntas y hacer varias apariciones públicas promocionales junto a su coprotagonista, Owen Wilson.

El actor que le da vida al supermodelo Derek Zoolander conversó con el diario El País, sobre variadas temáticas, como por ejemplo su edad, los cameos de la película y la industria de la moda.

Card

Por un momento pensó en conceder esta entrevista como Derek, el protagonista de Zoolander. ¿Qué le hizo a Derek cambiar de opinión? ¿Es muy tímido? ¿Es muy diva?

Bueno, en realidad no es muy elocuente. Alguna vez lo he hecho, pero es un personaje muy específico y sólo funciona en algunas situaciones, como en cuestionarios o entrevistas cortas. Tiene un punto de vista muy miope, muy metido en sí mismo, así que tengo una idea muy clara de cómo reaccionaría en cada situación. Está totalmente obsesionado consigo mismo. Pero eso no significa que vaya a ser siempre divertido.

En el primer Zoolander, Donald Trump hizo un cameo. ¿Le hubiese gustado contar con él otra vez? 

Creo que no [risas]. En cuanto al paso del tiempo, hemos tenido que meter las redes sociales en la película, claro. [Ya en el tráiler se ve a Justin Bieber subiendo a Instagram su propia muerte.] Es parte de la moda y de nuestra cultura actual. No hay modo de hacer una película sobre este mundo sin ellas. Derek y Hansel [los dos modelos protagonistas], viniendo de 2001, tienen que ver el contraste necesariamente. Ellos ya son viejos y luchan contra ello.

¿Y usted? Acaba de cumplir 50 años. ¿Algún síntoma de crisis de la mediana edad? 

Es un tema complicado. Cuando los cumples, te ves obligado a hacer balance. Y estoy contento de haber sobrevivido a esa semana en la que todo el mundo hacía hincapié en que era una fecha señalada. Te atascas un poquito. Estés como estés, te planteas: ¿qué he hecho hasta ahora? ¿Qué me espera? Pero cuando te haces mayor, el listón de lo que te hace feliz va bajando, porque cada vez eres más consciente de lo que ya no puedes hacer. Te planteas: ¿voy a pasar mi vida pensando en las cosas que me harán feliz o siendo feliz con las que tengo? Y de repente, la salud se convierte en algo muy importante para ti.

No baila break dance esta vez. 

Ya no puedo hacer tanto humor físico como antes y tampoco quiero pasarme la vida haciéndolo. Hay cosas que son más para gente joven.

¿Y dejar de meterse con el mundo de la moda? 

La moda es un mundo tan excesivo que casi resulta difícil exagerarlo. Ese casi es el mayor reto a la hora de hacer esta película, lo digo totalmente en serio. A veces era difícil encontrar el humor propio más allá de la realidad, por eso acabamos jugando mucho con el tono. Incluso en el propio mundo de la moda saben que todo lo que allí sucede tiene un toque algo absurdo.

Lee la entrevista completa en El País.