Escucha ahora

Entrelíneas


Bebé nació cuatro años después de la muerte de sus padres en China

Esto porque los óvulos fecundados fueron congelados antes del fatal accidente.

Bebé nació cuatro años después de la muerte de sus padres en China

Referencial. Foto: Getty Images

Un bebé nació cuatro años después de la muerte de sus padres, ya que los óvulos fecundados fueron congelados por sus progenitores antes de fallecer en un accidente, por lo que los abuelos adquirieron un vientre de alquiler para llevar a cabo la gestación.

Tiantian es el nombre del pequeño que nació el 9 de diciembre del año pasado, convirtiéndose en todo un milagro para sus familiares, los cuales habían enfrentado una dura batalla legal en China para utilizar los embriones que la pareja congeló antes del fatal accidente de tránsito que los mató.

De acuerdo al diario El País, Shen Jie y Liu Xin, se sometieron en 2013 a un tratamiento de fertilidad en un hospital de Nanjing, ante las dificultades de la mujer para quedar embarazada de forma natural. Cinco días después, fallecieron.

Tras esto, los cuatro abuelos decidieron explorar todas las posibilidades para tratar de perpetuar su linaje, ya que Jie y Xin eran hijos únicos. La primera dificultad que enfrenaron fue el saber si podían o no ser considerados herederos de esos cuatro embriones, siendo un juez quien lo negó, pero en segunda instancia les dieron la razón.

La segunda fue cuando el hospital denegó su entrega porque la ley únicamente permite trasladarlos a otro centro médico, teniendo que probar en 30 clínicas distintas sin lograr nada.

Recién en 2016 un hospital de Laos, país fronterizo donde sí son legales los vientres de alquiler, emitió un certificado en el que reclamaban los embriones, dificultándose  todo cuando ninguna empresa de mensajería china quiso transportar la mercancía.

A fines de ese mismo año, finalmente viajaron desde Nanjing hasta Laos en auto, donde las familias pagaron el transporte y el almacenamiento: Una bomba de nitrógeno líquido.

Dos de los embriones fueron implantados en el útero de la madre de alquiler, siendo uno de ellos el que se desarrolló con éxito mientras los restantes siguen congelados.

Tiantian nació finalmente en un hospital privado chino, logrando la ciudadanía luego de que sus abuelos fueran sometidos a pruebas de ADN que comprobaban su vínculo con el bebé.

"Este chico está destinado a estar triste a su llegada al mundo porque otros bebés tienen a sus padres y madres, pero él no. En un futuro se lo contaremos, pero hasta que no sea mayor y sea capaz de entenderlo le diremos que sus padres están en el extranjero", explicó su abuelo paterno.

X