Escucha ahora

ADN Hoy


Así imaginaban el año 2018 en 1968

Hombres blancos se reunieron en Nueva York hace 50 años para imaginar el mundo futuro.

Así imaginaban el año 2018 en 1968

Imagen de referencia. Foto: Agencia Uno

Hace 50 años, en los salones del hotel Hilton en Nueva York, 800 personas se sentaron a pensar el futuro, con motivo de la celebración del medio siglo de vida de la Foreign Policy Association. Pusieron como límite para la imaginación el año 2018 y dejaron sus reflexiones para la posteridad en el libro Towards the Year 2018.

The New Yorker recordó este texto y expuso qué tan finas estuvieron las predicciones.

Por ejemplo, Ithiel de Sola Pool, fundador del departamento de Ciencia Política del Massachussets Institute of Technology (MIT), especulaba con que los gobiernos controlarían absolutamente la economía de las naciones, incluyendo la tasa de industrialización, el PIB o el desempleo.

El mismo Sola Pool que se equivocaba sobre la economía acertó en un ámbito que parecía entonces mucho más especulativo. El auge de los computadores, decía, permitirá la acumulación de datos personales y la creación de archivos con un enorme poder de manipulación. "En 2018 un investigador sentado ante una consola personal será capaz de cruzar datos de compra (de los registros de las tiendas) con datos de cociente intelectual (de los registros escolares) y empleo (de los registros de la Seguridad Social). Tendrá esa capacidad tecnológica, pero ¿tendrá derecho legal a hacerlo?".

Cinco décadas antes de Facebook y Google, algunos ya predecían no solo el surgimiento de Internet, sino de sus problemas para la privacidad.


 

Los invitados estaban divididos entre menores de 35 años y mayores de 35, todos blancos. Entre los jóvenes estaba Michael Zweig, hoy catedrático emérito de la Stony Brook University en Nueva York.

En conversación con El País, Zweig reflexiona sobre el hecho de que, hoy en día, en una conferencia como aquella sin duda hablarían jóvenes, negros, hispanos y mujeres: ese es un progreso. "Pero ese progreso se ha producido absorbiendo a las minorías en ciertos sectores de las clases dominantes, donde el racismo y el sexismo siguen perjudicando a los recién llegados. Para la clase trabajadora, los profesionales de clase media y los pequeños empresarios las cosas se han puesto peor en lo económico, en lo político y en lo cultural", Dijo.  

Arthur Waskow, hoy rabino en el progresista Shalom Center de Filadelfia, acudió a la conferencia como joven miembro de la Students for a Democratic Society. En declaraciones a la revista The New Yorker, Waskow recuerda que todas las predicciones que se hicieron, por acertadas o erróneas que fueran, apuntalaban el capitalismo corporativo que sigue dominando el mundo hoy: "Describieron un futuro en el que ellos seguían mandando".

X