Escucha ahora

ADN Hoy


Antonio Tabucchi

Francisco Mouat comenta en ADN la obra del escritor italiano.

Antonio Tabucchi

Sostiene Pereira. Foto:

Francisco Mouat

La novela más famosa del escritor italiano Antonio Tabucchi es Sostiene Pereira: la historia de un viejo periodista, viudo y enfermo del corazón, católico y obsesionado con la muerte, hijo del dueño de una funeraria llamada Pereira La Dolorosa y redactor de necrológicas en un periódico de Lisboa durante la primera etapa de la eterna dictadura de Salazar. El protagonista de Sostiene Pereira se hizo visible en todo el mundo cuando Marcello Mastroianni lo encarnó en el cine.

Hay un detalle con la literatura de Tabucchi. No es definitiva. Lees Sostiene Pereira, y en las nuevas ediciones encuentras un epílogo en donde Tabucchi cuenta cómo apareció Pereira en su vida poco después de ir al funeral de un viejo periodista portugués que murió en el olvido, cuando la dictadura salazarista era un mal recuerdo e intentaba enterrarse y olvidarse. Tabucchi terminó de escribir la novela el mismo día en que su hija estaba de cumpleaños: "Me pareció una señal, un auspicio. El día feliz del nacimiento de un hijo mío nacía también, gracias a la escritura, la historia de la vida de un hombre. Tal vez, en la inescrutable trama de los eventos que los dioses nos conceden, todo ello tenga su significado".

Comentando a su lector ideal, Antonio Tabucchi dijo una vez: "Lo imagino como una persona frágil, no como una persona fuerte. Temo a las personas fuertes, de esas que poseen grandes convicciones, grandes principios. Imagino a mi lector como una persona abierta al mundo, a la casualidad de la vida y a esa dosis de misterio que la vida contiene y que siempre es imprevisible".

Completamente ajeno al mundillo literario, Tabucchi detestaba los congresos de escritores. Si le interesaba conocer a uno, buscaba el modo de encontrarse con él en otro lugar: "Durante los congresos, los escritores parecemos todos idiotas. Hace poco participé en uno en Melbourne y tuve la suerte de coincidir allí con la periodista Gaia Servadio, quien me propuso que nos intercambiáramos el letrero con nuestro nombre que suele llevarse pegado al pecho en estas circunstancias. El oírme llamar toda la velada por un nombre distinto al mío me ayudó a sobrellevar con ironía la desazón que me provocan ese tipo de reuniones".

Antonio Tabucchi sintió que la vida no bastaba, que era necesario narrar para irla completando, aunque nunca termináramos de comprender "dónde acaba la realidad y dónde comienza la ficción". El último artículo que publicó en vida fue un desahogo contra un sujeto al que consideró siempre un cretino. Su título ahorra mayores explicaciones: "Desberlusconizar Italia".

Sostiene Pereira, Para Isabel y Autobiografías ajenas, algunos de los libros de Antonio Tabucchi, de editorial Anagrama.


 
X