Escucha ahora

ADN Hoy 1ª edición


Alejandro Rossi

Francisco Mouat describe en ADN al escritor mexicano.

Alejandro Rossi

Manual del distraído. Foto:

Francisco Mouat

El escritor Alejandro Rossi, autor entre otros libros del Manual del distraído, nació en Florencia y repartió su infancia y adolescencia entre Italia, y algunas vacaciones en Caracas y Buenos Aires. Hijo de italiano y venezolana, quiso estudiar Filosofía y Letras, y no sabía muy bien dónde hacerlo. Alguien le sugirió México, y hasta allá fue "como un estudiante solitario, un adolescente en busca de un idioma".

Rossi se dejó atrapar por Ciudad de México desde el comienzo. Salía de la facultad y se encontraba con "puestos mal alumbrados de carnitas, ostionerías ruidosas, perros husmeantes y famélicos y, más adelante, las librerías de viejo, cuevas de la imaginación". Alguna vez explicó por qué le gustaba tanto esta ciudad: "Porque era, aún lo es, una Ciudad muy generosa, poco jerárquica, comprensiva con el abandonado. Una Ciudad que sabe aceptar a las almas perdidas".

Rossi le agradece a su México querido porque sabe aceptar a las almas perdidas. No son "alabanzas bobas" las de Rossi: el Distrito Federal le pertenece aún cuando es capaz de reconocer que "algunas de sus calles son las más feas del mundo". Pocas veces leí un texto más justo sobre la manera en que te puede atrapar una ciudad, a pesar de todas sus imperfecciones. "Aquí estudié", dice, "aquí me casé, aquí tuve hijos, aquí trabajé, aquí se formaron las amistades duraderas".

¿Saben ustedes lo que más le agradaba a Alejandro Rossi de Ciudad de México cuando tenía 57 años de edad?: "Cierto color del aire en los meses invernales, el sonido nocturno de los inútiles vigilantes, el llamado de los afiladores, las bandas musicales que a veces recorren mi barrio, la algarabía de mis hijos y el cuchicheo de mis amigos". Hermosa manera de describir el amor a un lugar. 

Obras escogidas, de Alejandro Rossi, de editorial Fondo de Cultura Económica.


 
X