Escucha ahora

ADN Hoy


Admisión Justa: Viralizan testimonio de columnista sobre la selección escolar

El caso ejemplifica los problemas a la hora de centrarse solo en el mérito.

Admisión Justa: Viralizan testimonio de columnista sobre la selección escolar

Estudiantes en colegio. Foto: Agencia Uno

Diversas han sido las posturas acerca del proyecto de "admisión justa" del Gobierno, el cual repone pruebas para la selección de estudiantes en los establecimientos de alta exigencia.

En ese sentido, uno de los relatos que ha llamado la atención por lo ejemplificador y preciso que resulta a la hora de explicar el error que sería retornar a dicho sistema es el que difundió en Twitter Esteban Abarzúa, periodista y columnista de Las Últimas Noticias, quien relató lo que vivió en conjunto con René Cañete Gallardo, un excompañero en la escuela F-541 de La Granja, en la población San Gregorio, el cual falleció dentro de una cárcel en 2008.

A través de varios tuits, el comunicador recordó que él fue mejor alumno de la institución educativa en 1984, en donde tuvo relación con Cañete, quien terminó segundo en dicha generación.

Abarzúa comentó que gracias a su rendimiento escolar, recibió la beca Liga protectora de Estudiantes de Santiago, la cual mantuvo hasta que salió de la universidad, para luego obtener la beca Presidente de la Repúblico.

"Según las ideas de esa gente, que todavía persisten en el actual gobierno, yo cuadraría perfectamente en su ideología de la meritocracia. Dejé atrás la pobreza gracias a la educación que me dieron, aunque mis papás y mis hermanos siguen viviendo en la misma población", expresó.

El periodista aclara que sus méritos académicos no se debían a un tema de esfuerzo, reconociendo que "varios se esforzaban más que yo".

"Mis méritos académicos en ese tiempo tenían que ver con cuestiones ligadas al azar, a características con las que naces. Eso es equivalente a lo que les ocurre a los ricos cuando nacen, con el futuro asegurado. Solo debes preocuparte de no caer en el vicio y que no te atropellen", añadió.

Bajo ese contexto, Cañete "tenía un par de décimas menos que yo y era el segundo mejor del colegio al que fui. Hoy está muerto. El tercer lugar era mi primo y se las arregla con un taxi. Es trabajador y lleva una vida decente. Todavía jugamos fútbol juntos en el club de barrio de siempre".

Abarzúa reflexiona ante esto que "no nos vengan con reproches sobre los méritos. Dejen de humillar a la gente con esas mentiras. Tampoco les regalen nada. Solo traten de darles una educación justa".

"No hay ninguna excelencia en seleccionar a un tipo al que le cuesta menos estudiar para dejar atrás a todos los demás. Dejen de humillarnos, por favor", cerró.

X