Escucha ahora

La Prueba de ADN


Compagnon aseguró que Dávalos participaba de las actividades de Caval sin recibir pago

La dueña de Caval aseguró que su marido, en una ocasión se reunió con empresarios asiáticos para hacer de traductor pero no recibió beneficios económicos.

Compagnon aseguró que Dávalos participaba de las actividades de Caval sin recibir pago
El Servicio de impuestos Internos (SII) se querelló contra seis personas en el marco del Caso Caval, por delito tributario entre ellas, la esposa de Sebastián Dávalos Bachelet. 

Según publica La Segunda, la nuera de la Presidenta Bachelet aseguró al fiscal que era ella quien llevaba la relaciones con el empresario de Rancagua, Gonzalo Vial Concha, asesorías que le reportaron supuestos ingresos a Caval por 1.200 millones de pesos en 2012: "El vínculo con Gonzalo Vial Concha era a través mío… me planteó (Vial) que no era de su agrado mi socio Mauricio Valero", dijo.

Además sostuvo que al no tener conocimientos específicos, lo que hacía era contratar a técnicos capacitados en esos sectores de la economía.

Natalia Compagnon también se refirió en dos ocasiones a las labores que desarrolló su esposo Sebastián Dávalos. Según su declaración, Dávalos en una ocasión se reunió con empresarios asiáticos para hacer de traductor del empresario Vial Concha. "Lo hizo adscribiendo a una invitación de mi parte sin que le generara beneficios económicos".

Además, le dijo al fiscal que efectivamente ella se comunicaba por teléfono celular con Guillermo Luksic y a través de un teléfono fijo con la secretaria del empresario. También reconoció que además usaba un teléfono de prepago, pero negó que lo usara para hablar con el vicepresidente del Banco de Chile. "Ese prepago era para comunicarme con mi madre y mis hijos cuando estaba en la playa", sentenció.

Natalia Compagnon explicó de manera más completa que en otras declaraciones cómo se enteró del negocio que Caval realizó en Machalí. Según ella en 2013 Valero le comentó la oportunidad que se abría en la Sexta Región y que fue un negocio "ofrecido por Cordero y Juan Díaz… yo no tuve presente en la conversación y en el acuerdo al que arribó Mauricio Valero, junto a Juan Díaz y Patricio Cordero, en el que sellaron el acuerdo de dividirse por mitades las ganancias de este negocio. Pero respeté ese acuerdo dado que era igualmente conveniente".