Escucha ahora

Música en ADN


Bachelet y su mensaje: "Nuestra marcha ha tenido dificultades"

La presidenta hizo un balance muy positivo de lo que fue el 2015 y enumeró los logros de su gestión.

Bachelet y su mensaje:
Este jueves 31 de diciembre a las 21:00, la Presidenta Michelle Bachelet realizó su última cadena nacional de 2015, donde efectuó un balance del año que termina.

En el breve mensaje, la mandataria destacó cinco puntos cruciales de lo que fue su gestión, donde destacó el Acuerdo de Unión Civil, el fin al Binominal, la Gratuidad en educación y la lucha contra la corrupción en la política. 

"Nuestra marcha ha tenido dificultades (...) Nada bueno viene fácil. Lo saben ustedes en sus casas y lo sé yo en el Gobierno", agregó.

Este es el discurso completo:
 

Queridos compatriotas:
A esta hora ustedes están reunidos con sus familiares y amigos para despedir el año que se va, y celebrar con esperanza el que llega. Es también la hora de los balances personales y de lo que hemos vivido como país. Y el momento en que definimos nuestros deseos para el año que se asoma.
El 2015 no ha sido fácil, lo sabemos. Pero a pesar de las dificultades y las pruebas que hemos atravesado, logramos hacer cambios que mejorarán la vida de millones de chilenas y chilenos.
Pienso en las familias que dejarán atrás el copago y las selecciones discriminatorias en los colegios y liceos.
Pienso en los jóvenes estudiantes que iniciarán sus estudios superiores sin tener que endeudarse, porque hace unos pocos días logramos dar el primer paso en la gratuidad en la educación superior.
Pienso en las parejas que hoy ven fortalecidos sus derechos y libertades con el Acuerdo de Unión Civil.
Tengo presente el triunfo de la democracia con la eliminación del sistema binominal, para que la voz de ustedes, los ciudadanos, tenga la fuerza que debe tener.
Y tengo presente también el freno que le hemos puesto a la corrupción, los abusos y las malas prácticas en la política y los negocios con las leyes que hemos ido aprobando de la Agenda de Transparencia.
Además, hemos dado inicio al proceso que nos llevará a elaborar juntos una Nueva Constitución que esté a la altura del país que merecemos.
Es decir, en 12 meses pudimos sacar adelante reformas largamente esperadas por los chilenos y chilenas y que hasta hace poco muchos creían imposibles.
Lo he dicho antes: nuestra marcha ha tenido dificultades y los cambios han creado comprensibles incertidumbres.
Pero cuando se hacen cambios profundos y complejos, no siempre es posible anticiparlo todo. Nada bueno viene fácil. Lo saben ustedes en sus casas y lo sé yo en el Gobierno.
Chile tiene la madurez para afrontar desafíos complejos y salir fortalecido. Confiemos en nosotros y en nuestra capacidad para construir desde hoy un futuro mejor para todos. Porque a lo largo de nuestra historia hemos dado pruebas de que cuando queremos podemos.
Mi compromiso es uno solo: continuaremos avanzando para realizar las tareas que el país nos demanda, con responsabilidad, con diálogo, cuidando la unidad del país, protegiendo a los más vulnerables.
Seguiremos trabajando para asegurar mejores condiciones de vida, más oportunidades y derechos para todos, más igualdad y respeto entre nosotros y mayores perspectivas de desarrollo para el país en su conjunto.
Agradezco a quienes han hecho posible estas transformaciones. Tanto a quienes han respaldado al Gobierno, como a quienes habiéndose opuesto a los cambios, han asumido finalmente que el país ya no acepta la desigualdad ni los privilegios injustificados.
Pero quiero agradecer especialmente a mis compatriotas que elevaron su voz para exigir más de las instituciones y de sus líderes.
Para el próximo año quisiera desear a todos fuerza y optimismo renovado, porque tenemos un gran trabajo por hacer. Como país, debemos implementar los cambios que hemos aprobado, pero también fortalecer nuestra democracia y dinamizar la economía y la generación de empleo.
Asumo con decisión y mucha energía la misión de conducir esta tarea como Presidenta de todos. Sabré escuchar la voz de ustedes para mejorar todo lo que se pueda hacer mejor. Pero construir Chile es una responsabilidad compartida, y espero su compromiso y apoyo.

Chilenas y chilenos:
A pocas horas de terminar este año 2015, tengo en mi corazón a nuestros compatriotas del Norte Grande, Atacama y Coquimbo; de Valparaíso, Villarrica y Los Lagos, afectados por una naturaleza que nos golpea. A todos ustedes mi cariño y mi compromiso de hacer todo lo necesario para que recuperen la plena normalidad de sus vidas.
También pienso en quienes hoy están de turno trabajando, solos o afectados por alguna enfermedad y a quienes han perdido a un ser querido. Reciban ustedes mi saludo afectuoso.
Cuando cerramos un año e iniciamos otro, reafirmemos nuestra voluntad de superación y nuestro espíritu de unidad.
Que ese espíritu prevalezca por sobre cualquier otro, porque avanzamos mejor cuando caminamos juntos en la amistad cívica y en el anhelo compartido de hacer de Chile un gran país.
Un gran abrazo para todos ustedes,

¡Feliz Año Nuevo!