Escucha ahora

La Prueba de ADN


Víctima de Laplagne sobre Hasbún: "Preguntó si sentí placer cuando me introdujo los dedos en el ano"

El ex acólito Javier Molina aseguró que el sacerdote le realizó preguntas macabras mientras él relataba su testimonio.

Víctima de Laplagne sobre Hasbún:

Raúl Hasbún. Foto: Agencia Uno

El ex acólito Javier Molina entregó su crudo testimonio sobre los abusos que perpetró el sacerdote Jorge Laplagne, quien prestaba servicios en el Instituto Alonso de Ercilla de los Hermanos Maristas.

En conversación con El Informante de TVN, el denunciante relata que a los 13 años, el cura lo trasladaba hasta su casa en vehículo cuando "comenzaron a haber tocaciones en las piernas y en los genitales". 

"Te choca, te quiebra. Algo sucede dentro de ti cuando una persona que te triplica en edad te empieza a manosear. ¿Cuál era la respuesta de él? 'Tú no confías en mí'. Yo me ponía rígido y mi cara se desconfiguraba", añadió.

Molina cuenta que cuando tenía 15 años lo llevó a un departamento. "Me quedo dormido y despierto cuando él está encima besándome, restregándose encima mío y termina con una introducción de dedos en el ano".

"Después de todo esto tomó desayuno y celebró misa. En qué cabeza cabe que después de que acabas de abusar de una persona que tiene 15 años, este animal, si es que se le puede llamar así, celebre misa y durante todo el sermón habla de los pecados que puede llegar a cometer una persona por tentación", cuestionó.

La víctima de Laplagne cuenta que el sacerdote amenazaba con despedir a su madre, quien trabajaba como secretaria en la parroquia, y aseguró que los abusos ocurrieron hasta que cumplió los 18 años. "Me culpaba a mí de su perversión", subrayó.

Molina sostuvo que denunció los abusos en 2010 y pidió una audiencia al Arzobispado con Francisco Javier Errázuriz. En la instancia, el obispo auxiliar de Santiago, Cristián Roncagliolo, lo derivó a la cancillería de la Iglesia.

Allí lo atendió el canciller del Arzobispado, Hans Kast, quien le anunció una investigación del caso y que debía prestar su declaración al sacerdote Raúl Hasbún. Según recuerda el ex acólito, el cura "empezó a hacerme preguntas como desde dónde conocía a Laplagne hasta preguntas macabras".

"Siendo bien literal, cuando ya las lágrimas me llegaban a la pera y estás desecho absolutamente, estoy narrando el abuso y me pregunta '¿tú sentías placer mientras te introducía los dedos en el ano?'", relató.

En la entrevista, Molina indicó que "Hasbún me dijo que los delitos estaban prescritos" y que tras la denuncia, "a Laplagne lo movieron a una parroquia al lado de mi casa. Eso es una burla".

Te puede interesar: Indagan a Ezzati por eventual nuevo caso de encubrimiento

X