Escucha ahora

Música en ADN


Pilar Armanet: ''Es irracional que las carreras de pregrado duren lo que duran en Chile''

La ex jefa de la División de Educación Superior del Mineduc y ex vocera de gobierno de Michelle Bachelet, respaldó en ADN Radio Chile las críticas del ministro de Educación, Harald Beyer, respecto a la duración de las carreras universitarias en el país.

Pilar Armanet: ''Es irracional que las carreras de pregrado duren lo que duran en Chile''
Pilar Armanet, ex jefa de la División de Educación Superior del Mineduc, respaldó en ADN Hoy las críticas del ministro de Educación, Harald Beyer, respecto a la duración de las carreras universitarias en Chile.

"Es completamente irracional que las carreras de pregrado duren lo que duran en Chile, porque además son largas por diseño, son carreras que duran en general cinco años o más, y cuesta mucho que los estudiantes las cursen en el tiempo establecido, porque tienen unos currículum súper recargados, se espera que los estudiantes se aprendan todo antes de salir al mundo del trabajo, lo cual es completamente absurdo, y hace mucho tiempo, desde el diseño de los acuerdos de Bolonia, se estableció que el pregrado no puede durar más de cuatro años", detalló la ex vocera de gobierno de Michelle Bachelet.

"Es muy difícil que saquen una asignatura de un currículum, de manera que si hay nuevos conocimientos le van poniendo más, como un arbolito de pascua, y además existen restricciones propias de la ley que señalan que para algunos cargos en el sector público, las personas tienen que tener una licenciatura que tenga cinco años o más", añadió.

En ese sentido, la ex jefa de la División de Educación Superior del Mineduc sentenció que "las universidades son, lejos, las instituciones más conservadoras que hay. La educación, en general, es sumamente conservadora".

Asimismo, criticó la "idea de que el pregrado es el final de los estudios superiores, cuando en realidad, hoy por hoy la gente tiene que volver a actualizar conocimiento".

En ADN Radio Chile, la abogada planteó que "no da, ni el tamaño del país ni los recursos necesarios, para tener universidades de clase mundial. Y en esta pretensión de las universidades, que tiene que ver con la cultura dominante de que sólo una universidad de investigación puede educar convenientemente a los estudiantes, tenemos una distorsión en la cual no tenemos nada bueno y tenemos bastantes cosas mediocres".