Escucha ahora

Trasnoche ADN


Los dramáticos testimonios de abuso sexual contados por auditores de ADN

Sumándose al debate que en Mediodía en ADN protagonizaron Vinka Jackson y Hernán Fernández, nuestros auditores compartieron los traumas que marcaron su niñez.

Los dramáticos testimonios de abuso sexual contados por auditores de ADN

La realidad de los abusos sexuales aún se calla. Foto:

El abuso confesado por la maratonista Erika Olivera no hizo más que reabrir un tema complejo y presente: la prescripción del delito en el país a los 10 años.

Debido a esto, varias víctimas de estos traumas firmaron una carta para que se transforme en ley y los ataques sexuales sean declarados imprescriptibles. Frente a este tema, la escritora Vinka Jackson y el abogado Hernán Fernández debatieron respecto al tema en Mediodía en ADN, donde los auditores compartieron sus relatos a través de nuestro Whatsapp +56977727572.

Miguel Cepeda: "Espero que esa ley salga ya que son muchos los que quedan impune. Lo estoy viviendo ya que mi nieta sufrió de tocaciones por parte de un tío, por parte de mi yerno, y es muy doloroso saber que no puedo hacer justicia, ya que creo en las leyes. Bien por esta ley".

Marcela (Concepción): "Cuando eres abusado por personas de tu familia, ¿a quién acudes? Eso es lo más importante, porque uno se siente solo, con mucho miedo y quieres pedir ayuda, pero no sabes a quién recurrir. Además que todo es muy confuso, porque a corta edad uno siente angustia y no puedes verbalizar o externalizar de manera correcta lo que sientes".

Sandra: "Mi hija fue abusada con tocaciones por su padre biológico. Ella ha tenido todo nuestro apoyo como familia, pero en la justicia queda prescrito. Entonces ahora mi hija con 17 años -y esto nos dijo hace 1 año- no cree en la justicia porque a veces se encuentra con su padre y ella queda muy mal. Nosotros como familia, cómo le explicamos que la justicia en injusta y cómo ellos, los encargados de proteger a estos niños vulnerados, no están protegidos".

Anónimo: "Yo fui abusada por mi padrastro, me realizó tocaciones, pero mi mamá siempre le bajó el perfil, ¡hasta el día de hoy! Creo que nunca la podré perdonar por eso. Sólo yo sabré cómo me siento. Aún me da nervios recordarlo. ¡Era una niña! ¡Sólo tenía 15 años! Nadie jamás me ayudó. Hasta el día de hoy lo escondo. ¡Y tengo 40!".

Paulina Pérez: "Mi hermana mayor confesó a los 37 años que había sido abusada por una persona que vivía en la misma casa que nosotras; confesó porque pasó por un momento muy fuerte de su vida, dijo que nunca dijo nada para que a mí no me pasara".

Soledad Amenábar: "Mi hija fue abusada por su hermanastro cuando tenía 5 años, empezamos a sanar cuando entendimos que abuso o violación o tocaciones... tienen la misma horrorosa gravedad. Es la injusticia de que alguien pueda desarmar tu presente y tu futuro sin mediar valor alguno, es inhumano en todas sus aristas y lo peor es que en este país aún no se les cree a nuestros niños".

X