Escucha ahora

La Prueba de ADN


Las denuncias de abuso sexual que golpean a la PUC

Una exfuncionaria y una alumna de la UC denuncian haber sufrido graves abusos en la institución. En ambos casos, no hubo sumario.

Mirna Schindler, ADN

La secretaria Marcela López cumplía 7 años trabajando para la Pontificia Universidad Católica (PUC), cuando el 20 de abril de 2016 asegura haber sido golpeada, azotada contra un ventanal y agredida con insultos por su marido, el entonces decano de Matemáticas, Martín Chuaqui.  Ese día, tomó la decisión de separarse. Llevaba tres años de casada y, según su testimonio, había sido víctima de un largo padecer de violencia física, psicológica, sexual y económica.

Ese mismo año, la alumna de Arte Francisca Montecinos había asistido a un encuentro con estudiantes de su Facultad, que terminó en la casa de uno de sus compañeros. De acuerdo a su relato, alrededor de las 02:30 de la madrugada se fue a dormir a una pieza de alojados. Mientras estaba acostada, entró a la habitación un amigo y también compañero. Asegura que a partir de ese momento comenzó a sufrir abusos y tocaciones indebidas, que recién ahora se ha atrevido a denunciar.

López afirma que se reunió con el rector Ignacio Sánchez para exponerle su caso, pero sostiene que él no supo ponderar la gravedad de sus denuncias. Esto, pese a un informe del Programa de Apoyo Psicológico UC, que concluyó que ·en base a la observación clínica realizada durante el proceso psicoterapéutico, se puede determinar que la paciente ha sufrido violencia física, psicológica y económica de parte de su marido, durante todo el período que duró el matrimonio". Más aún, dice que al tiempo sufrió presiones y acoso laboral, viéndose obligada a renunciar.

En su denuncia, la exfuncionaria presentó -entre otros documentos- un certificado de constatación de lesiones, la orden de alejamiento emitida por el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago y la querella presentada por el Sernam por violencia intrafamiliar contra el ahora profesor titular Martín Chuaqui, quien no obstante fue absuelto por la justicia.


 

En su primer petitorio, el movimiento feminista de la PUC le exigió al rector Ignacio Sánchez la desvinculación del académico, así como la puesta en marcha de un protocolo que aborde los casos de abuso contra alumnas, funcionarias y docentes, tanto dentro como fuera del recinto universitario.

La máxima autoridad de la casa de estudios explicó a ADN que, en el caso de Marcela López, la recibió al igual que a Chuaqui. Dice que, tras la cita, le pidió a la jefa de la Dirección de Personal que la acompañara y la asesorara en términos psicológicos y legales, y niega que la institución haya protegido al exdecano en desmedro de la denunciante.

"Yo quiero recibirla, escucharla y si ella de mi parte esperaba más y se decepcionó con mi actitud, yo no tengo ningún problema en pedirle las disculpas personales como persona, porque no quisiera que ese dolor siga avanzando", dijo Sánchez.


 

En cuanto a la petición feminista de desvincular a Chuaqui, el rector aclaró que tras las reuniones el fin de semana, las estudiantes declinaron en su demanda: "La solicitud de desvinculación, las estudiantes entendieron que no era razonable plantear".

Sánchez, asimismo, se manifestó partidario de mejorar los protocolos existentes para tratar estos casos, como la denuncia de la alumna de Arte, Francisca Montecinos. "No sacamos nada con denunciar en una secretaría de género de estudiantes. Y que esa denuncia se quede ahí (…) Tiene que ir a secretaría general, tiene que hacerse una denuncia formal en los canales de la universidad (…) para citar a los denunciados, a la denunciante, poner a todos los testigos y sacar una resolución", aconsejó.

Y agregó: "Ellas tienen que entender que la justicia ordinaria no puede quedar al margen o excluida de una actitud, una violencia, un acto agresivo, una violación o un acoso que ha ocurrido fuera de la universidad en donde la universidad solamente puede acompañar, constatar y tomar las medidas internas, pero necesariamente tiene que informar, en conjunto con la víctima, a los tribunales ordinarios".

X