Escucha ahora

Trasnoche ADN


Denunciante y reconocimiento de abusos por Hermanos Maristas: "Es un hecho histórico"

Isaac Givovich reveló detalles de su cruda experiencia dentro del Instituto Alonso de Ercilla y aclaró que su "depredador sexual" se encuentra oculto en Bolivia.

Denunciante y reconocimiento de abusos por Hermanos Maristas: 'Es un hecho histórico'

Isaac Givovich. Foto: Agencia Uno

Uno de los denunciantes de los casos de abusos sexuales a menores en el Instituto Alonso de Ercilla, Isaac Givovich, profundizó en el reconocimiento de la congregación de los Hermanos Maristas en los delitos perpetrados durante años en este establecimiento.

En conversación con ADN Hoy, calificó de "un hecho histórico" que la Iglesia Católica "reconozca en un documento personificado, porque siempre ha sido generalizado, el hecho de que se cometieron abusos bajo el régimen de una congregación en un colegio católico".

"Además, se hace responsable de las negligencias y de cada una de las responsabilidades que tiene como congregación", señaló.

 

Sobre la cita de denunciantes de abusos de Hermanos Maristas en la Nunciatura Apostólica por la visita del enviado especial del Papa Francisco, Charles Scicluna, Givovich subrayó que él vino a investigar a un obispo por un posible encubrimiento y "está tocando el caso de una Iglesia que queda en la precordillera, prácticamente".

"Pero resulta que hay un colegio en el centro de Santiago, de familias de clase media emergente, que somos muchas las víctimas, muchísimos los religiosos involucrados y ya han aparecido sacerdotes involucrados, y no hemos visto una actuación de la Iglesia en sí", recalcó.


 

Givovich profundizó en detalles sobre Adolfo Fuentes, a quien denomina como "depredador sexual", que esta persona "que se supone es un enviado de Dios a Chile, como un santo, me hace hacerle sexo oral a los 6 años".

"Esto se hace de manera reiterativa hasta los 8 años, donde sufro ya la primera violación", detalló.

Además, confesó que está atravesando por un proceso de desbloqueo, donde "lo que más me cuesta descifrar, sobre todo como católico, es que era en el nombre de Dios. Había todo un ritual detrás".

"Este personaje lo que hacía era ofrecerte, decirte que eras un elegido, un becerro. Previo había una oración, posterior al acto de abuso había una oración de agradecimiento y de limpieza de tus propios pecados", detalló.

 

Sobre los abusos sufridos, Givovich precisó que "tengo súper claro que mi caso está absolutamente prescrito en materia penal, no así en materia civil".

Además, sostuvo que le están exigiendo a los Hermanos Maristas que hagan entrega del abusador Adolfo Fuentes. "Entendemos que está en Bolivia en estos momentos", aclaró.

X