Escucha ahora

ADN Deportes, tu otra pasión


Aumentó en un tercio el número de niños quemados por fuegos artificiales en Año Nuevo

Según las cifras entregadas por Coaniquem, el número de personas afectadas por culpa de la pirotecnia aumentó en un 33% respecto a 2017.

Aumentó en un tercio el número de niños quemados por fuegos artificiales en Año Nuevo

Fuegos Artificiales. Foto:

Durante la mañana de este miércoles, COANIQUEM entregó las cifras finales de la campaña nacional "Alto al Fuego" 2018-209, en la que también participaron Carabineros de Chile y el Ministerio de Salud.

Los resultados obtenidos se dieron a conocer gracias al Catastro Nacional de Vigilancia Epidemiológica realizado entre el 6 enero de 2018 hasta la misma fecha de 2019. En este, se reveló el registro de niños quemados, entre 4 a 14 años, aumentando en un 33% producto de los fuegos artificiales.

"Lo que más nos preocupa es que el 75% de los niños afectados era observador, y no manipulador de fuegos artificiales. Esto nos comprueba el riesgo que significa el uso de estos peligrosos elementos por particulares, que no cuentan con la autorización ni supervisión necesaria, poniendo en riesgo su vida y la de terceros", aseguró el Dr. Rolando Saavedra, Director de Gestión Médica de Coaniquem.

Durante el año que transcurrió, se registraron ocho casos, de los cuales cuatro de ellos ocurrieron en la Región Metropolitana, mientras que los otros fueron en Antofagasta (12,5%), Valparaíso, Araucanía y Tarapacá con el mismo porcentaje.

En este contexto, el profesional llamó a alejarse de estos artefacto para así no comprarlos ni venderlos o manipularlos.

Según el Coronel Fernando Bywaters, Prefecto (S) Prefectura Control de Armas y Explosivos OS.11, "se registraron 97 detenidos por venta, uso y compra de fuegos de artificio y se decomisaron cerca de 143.000 elementos pirotécnicos, siendo la región de Antofagasta donde hubo más notificaciones".

El balance final reveló que dos de los niños manipulaban la pirotecnia y seis de ellos observaban, provocando seis quemaduras de profundidad intermedia (AB); una superficial (A) y una profunda (B).

Dos de los menores fueron afectados por petardo, uno por bengala y otro por estrellita. El resto fue por un fuego artificial artesanal y por uno no identificado.

X