Escucha ahora

Música en ADN


Preocupación en Japón por la alta tasa de vírgenes en su población

Según una proyección de las autoridades, para 2100 la población caerá a 49 millones de personas, de los 126 millones actuales.

Preocupación en Japón por la alta tasa de vírgenes en su población

Imagen de referencia. Foto: Getty Images

El descenso en la natalidad preocupa a las autoridades japonesas. Según el último estudio del Instituto Nacional de Investigaciones sobre Población y Seguridad Social, organismo que examina tendencias de vida para proyectar políticas sociales, más del 40 por ciento de los japoneses y japonesas entre los 18 y los 34 años son vírgenes.

Los castos nipones no están orgullosos de serlo y casi todos desearían tener una relación, según la encuesta. Los vírgenes se suman a los “herbívoros”, parientes cercanos del metrosexual en su exquisitez para vestir, inteligentes y amables, pero reacios a iniciar cualquier relación personal. La etiqueta fue acuñada en 2006 por la escritora Maki Fukasawa para catalogar hombres con un interés moderado en el sexo y más pasivos que sus antecesores a la hora de buscarlo.

“Con mis amigas nunca se ha planteado (un encuentro sexual) pues valoro mucho su amistad” afirma K.K., un empleado de 32 años calificado por sus amigas de herbívoro y que recuerda su última relación carnal como algo remoto. Quisiera formar una familia para contribuir a la escasez de mano de obra que se avecina pero las condiciones, explica, no terminan de darse.

Preocupado por la previsión de que la población japonesa se reducirá en un tercio en 2060 y para 2100 será de 49 millones de personas, de los 126 millones actuales, el actual primer ministro Shinzo Abe anima a la juventud a formar familia y reproducirse.

Pero la precariedad laboral que desplaza al empleo vitalicio desde finales del siglo pasado y el miedo a un futuro con magras pensiones, reduce en las nuevas generaciones la esperanza de casarse, tener hijos, casa propia y hasta de comprar coche.

Otro colectivo recurrente en los informes sobre la libido menguante es el de los otakus, chicos que canalizan su sexualidad hacia las adolescentes con voz de lactante y pechos enormes que pueblan ciertas películas de animé. Además de compartir con el japonés promedio la fuerte timidez, el otaku es presa fácil de la tenaz industria pornográfica local que se jacta de satisfacer cualquier gusto sexual por novedoso que pueda parecer.