Escucha ahora

ADN Hoy


Periodistas fueron detenidos por interrogar a Primer Ministro de Malasia sobre caso de corrupción

Najib Nazad fue investigado por obtener 618 millones de dólares en su cuenta bancaria por parte de fondos estatales.

Periodistas fueron detenidos por interrogar a Primer Ministro de Malasia sobre caso de corrupción
Un equipo de periodistas australianos fueron arrestados en Malasia al intentar preguntar al Primer Ministro de Malasia, Najib Razad, acerca de un caso de corrupción por el cual es investigado, que involucra un monto de 618 millones de dólares descubiertos en sus cuentas bancarias.

Los profesionales fueron puestos en libertad sin acusaciones a las pocas horas de lo ocurrido, incidente que no dejó indiferente a los medios australianos porque Sally Nieghbour de la cadena australiana ABC y productora ejecutiva del programa en el que trabajan los periodistas, expresó en su cuenta personal de Twitter que el arresto fue debido a gran interés de sus colaboradores en el caso de corrupción en el que se encuentra Najib.

Durante el año 2015 los medios de información publicaron una investigación que acusa al Primer Ministro de Malasia de recibir 681 millones de dólares directamente a su cuenta bancaria personal, que fueron transferidos por el fondo estatal de inversión 1MDB, que ocupa la presidencia de la junta ejecutiva.

Najib y los encargados del fondo estatal negaron luego de la publicación que el dinero se haya transferido, aunque posteriormente admitió que los millones de dólares sí fueron donados pero por parte de una familia real saudí. Pero frente a este escándalo económico, la fiscalía de Malasia exoneró a Najib de cualquier responsabilidad en el caso, lo que dejó una gran fisura de corrupción en el país.

Pero en la defensa de las autoridades de Malasia, el vice Primer Ministro Datuk Seri Dr Ahmad Zahid Hamidi señaló que los periodistas estaban obstruyendo la labor de la policía que protegía a Najib y que no corresponde a una falta de libertad de prensa.

“Creemos que ellos están haciendo lo mejor por su medio australiano, pero al mismo tiempo, ellos debieron respetar la seguridad que las autoridades han impuesto”, señaló el Vice Primer Ministro sobre los periodistas detenidos e indicando que todos los reporteros extranjeros deberían apegarse a sus propios códigos de ética y a los del país que visitan.