Escucha ahora

ADN Deportes, tu otra pasión


Nominada para encabezar la CIA dirigió centro de detención donde se torturó y destruyó evidencia

Gina Haspel estuvo a cargo de una cárcel para sospechosos de terrorismo, tras los ataques a Nueva York, en 2001.

Nominada para encabezar la CIA dirigió centro de detención donde se torturó y destruyó evidencia

Gina Haspel. Foto:

Gina Haspel, nominada por Donald Trump como nueva directora de la CIA, dirigió una de las cárceles donde se torturó a sospechosos de terrorismo y, luego, participó en la decisión de los videos que captaron los abusos.

Haspel entró en la CIA en 1985 y desde entonces ha trabajado sobre todo como agente encubierta en varios lugares en el mundo.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, la CIA inició su controvertido programa de técnicas reforzadas de interrogación a personas que eran detenidas por sus sospechas de lazos con el terrorismo yihadista y transportadas a centros secretos en varios países. Esas técnicas incluyeron torturas, como el ahogamiento simulado (waterboarding), según investigaciones posteriores.

El entonces presidente, el republicano George W. Bush, las consideró legales y miembros de la CIA han asegurado que creían estar actuando correctamente. En 2009 su sustituto, el demócrata Barack Obama, las prohibió pero decidió no tomar acción legal contra los trabajadores de la CIA que participaron en los interrogatorios.

La primera cárcel secreta de la CIA se ubicó en Tailandia y su responsable era precisamente Haspel, según filtraciones de inteligencia citadas por medios estadounidenses. Ella supervisó en 2002 los brutales interrogatorios extrajudiciales a los supuestos miembros de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al-Rahim al-Nashiri. El primero fue sometido al ahogamiento simulado en 83 ocasiones en un mes, según una investigación del Senado. Repetidamente se golpeó su cabeza contra una pared, perdió visión en un ojo y durante un momento se creyó que había muerto.

En 2003, Haspel se convirtió en la jefa de gabinete de José Rodríguez, el entonces director de contraterrorismo de la CIA, y después ocupó el mismo puesto cuando este fue designado jefe de operaciones encubiertas. Desde ese cargo conoció el programa de interrogación a detenidos, y en 2005 participó en la decisión de destruir los videos de las torturas a Zubaydah y Al-Nashiri. La CIA asegura que la orden la dio Rodríguez pero el nombre de Haspel es el que aparece en el mensaje que pide deshacerse de las pruebas, según el diario The New York Times.

Gina Haspel deberá ser aprobada por el Senado y podría enfrentarse a preguntas sobre su pasado. 

X