Escucha ahora

ADN Deportes, tu otra pasión


Nicaragua: paramilitares leales a Ortega mataron a 17 manifestantes en 24 horas

Los grupos proclives al gobierno también agredieron a religiosos que acudieron a las ciudades asediadas por los oficialistas.

Nicaragua: paramilitares leales a Ortega mataron a 17 manifestantes en 24 horas

Paramilitares leales a Ortega. Foto: Getty Images

Grupos paramilitares leales a Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, y policías antidisturbios asesinaron a 17 personas en 24 horas, en la peor matanza desde que comenzaron las protestas contra el gobierno en Abril.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) dijo a El País que los muertos corresponden a ciudadanos de las ciudades de Diriamba y Jinotepe, que han sido fuertemente asediadas desde el domingo.

El lunes el cardenal Leopoldo Brenes, junto a obispos de la Conferencia Episcopal y el representante del Vaticano, Stanislaw Waldemar Sommetarg, fueron violentamente agredidos por las turbas gubernamentales cuando llegaron a Diriamba a mediar para pacificar la ciudad. Entre los heridos está Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua.

"Fui asediado por una turba enardecida que quería ingresar a la Basílica San Sebastián de Diriamba. Fui herido, golpeado en el estómago, me arrebataron las insignias episcopales, como el pectoral, y fui agredido verbalmente", dijo Báez, después de la agresión.

"Logramos liberar la Basílica y a las personas que estaban dentro", agregó el religioso.

Pobladores de Diriamba se habían refugiado en el templo tras el ataque combinado de grupos antidisturbios y parapoliciales a esta ciudad, denunciado por organismo de derechos humanos.


Ortega y Rosario Murillo, su esposa y vicepresidenta de Nicaragua

El asedio a estas ciudades rebeldes comenzó la madrugada del domingo, cuando ingresaron camionetas que trasladaban a hombres fuertemente armados, custodiados por los antidisturbios, denunciaron vecinos de las localidades. El ataque dejó decenas de heridos y al menos 10 muertos en Diriamba, que fueron confirmados al CENIDH por el Instituto de Medicina Legal. Otros siete muertos se registran en Jinotepe, según activistas de esa organización de derechos humanos desplegados en la ciudad.

Los jóvenes han sido las principales víctimas en la revuelta que desde hace 83 días vive este país centroamericano. Según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) la violencia ya ha dejado 310 muertos, de los que 20 son menores de edad, incluidos niños de apenas 15 meses.

El país está sometido a un estado de terror, con un nivel de violencia extremo e ilimitado”, dijo Gonzalo Carrión, asesor jurídico del CENIDH. “El ataque de hoy a los obispos no fue espontáneo, sino que ha sido una acción premeditada, cuya responsabilidad es del Gobierno, una dictadura dinástica”, agregó.

Ortega dijo el sábado que no está dispuesto a adelantar las elecciones y que pretende mantenerse en el poder hasta 2021 –cuando deberían celebrarse comicios generales–, a pesar del clamor popular que exige su renuncia inmediata. “A Ortega yo no lo veo dispuesto a irse, pero tampoco Somoza estuvo dispuesto a irse; al final, tuvo que firmar su renuncia”, dijo Dora María Téllez, exguerrillera sandinista e historiadora.

 

X