Escucha ahora

Pauta B


Más de 150 mil personas marcharon en Berlín en contra del racismo

Las organizaciones protestaron en contra del acoso de la ultraderecha.

Más de 150 mil personas marcharon en Berlín en contra del racismo

Marcha en Alemania en contra la discriminación. Foto: Getty Images

Un poco más de 150 mil personas marcharon esta jornada en Berlín para manifestarse en contra del racismo y de esa forma hacer visible que en Alemania también existe una sociedad solidaria, a pesar del auge del partido populista de ultraderecha Alternativa para Alemania.

Fue la alianza Unteilbar (Indivisible) quien convocó la movilización bajo el lema "Por una sociedad abierta y libre: Solidaridad en lugar de exclusión", para protestas contra el acoso de la extrema derecha, la muerte de inmigrantes en aguas del Mediterráneo, la discriminación y recortes sociales.

Desde Indivisible informaron que están increíblemente satisfechos con la respuesta, apuntando que la gran asistencia a la marcha "confirma que muchas personas quieren enviar una señal en contra de la derecha y a favor de la solidaridad".

La manifestación se va en contra la campaña de odio por parte de Alternativa para Alemania, donde muchos de los participantes protestaron con pancartas, carteles y globos, donde destacaban mensaje como: "No al odio contra los musulmanes" y "El racismo no es una alternativa".

Uno de los carteles que más llamó la atención tenía el mensaje: "Solidaridad con las víctimas de la violencia de derecha, racista y antisemita".

Además, varias organizaciones y partidos acudieron con sus propios vehículos, como la red de activistas anticapitalistas Attac, los Verdes y la Izquierda.

Por su parte, el ministro de exteriores alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, consideró como una gran señal que cientos de personas salieran a la calle, indicando que "no nos vamos a dejar dividir en absoluto por los populistas de derecha", dijo.

En esa línea, añadió que "un nuevo nacionalismo no soluciona ni un solo problema", recordando además que la diversidad en la sociedad en lo que respecta a origen, color de piel, religión y modo de vida supone "un enriquecimiento, no una amenaza".

X