Escucha ahora

Ciudadano ADN


España se ofrece para recibir barco a la deriva con inmigrantes y refugiados

Italia le negó a la entrada a la nave con más de 600 personas

España se ofrece para recibir barco a la deriva con inmigrantes y refugiados

Imagen de referencia. Foto: Getty Images

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ordenó que su país acoja, en el puerto de Valencia, al barco Aquarius, repleto con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por Médicos Sin Fronteras (MSF) y Sos Mediterranée, abandonados a su suerte tras impedir su entrada a Italia el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini.

"Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional", dijo Sánchez en una nota difundida por Presidencia.

Sin embargo, el Aquarius asegura que con más de 600 migrantes no puede viajar hasta Valencia. La propuesta de Sánchez llegó al barco durante la noche europea desde un Centro de Coordinación Marítima español y con conocimiento directo de sus homólogos de Roma. El capitán, Oleksandr Kuzmichov,  y el coordinador jefe de rescate del buque, Nicola Stalla, decidieron que "en las circunstancias actuales no podemos ir a España porque es poner en riesgo el barco, a la tripulación y a las personas rescatadas".

La negativa obedece a que el barco está sobrecargado y porque las condiciones meteorológicas van a empeorar en los próximos días. Stalla explicó que solo se podría hacer el viaje con un número muy limitado de personas porque requiere que todos duerman al raso y eso son en torno a un centenar además de los más de 30 tripulantes.

El viaje son unas 700 millas náuticas, unos tres días y, según los cálculos de los responsables del barco, no disponen de comida para tanto tiempo, por lo que habría que recoger suministros en otro puerto de camino a Valencia.

X