Escucha ahora

Mediodía en ADN


El segundo lago boliviano más grande desapareció del mapa

No es la primera masa de agua que se esfurma: hace unos años fue el mar de Aral.

El segundo lago boliviano más grande desapareció del mapa

El Deber

El minisatélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) Proba-V, encargado de controlar la superficie de la Tierra diariamente, mostró la desaparición del segundo lago más extenso de Bolivia: el Poopó.

El lago salado ocupaba una depresión de la cordillera del Altiplano y cubría una superficie de 3.000 kilómetros cuadrados. Las tres imágenes de Proba-V, que se ven abajo, fueron tomadas el 27 de abril de 2014, el 20 de julio de 2015 y el 22 de enero de 2016, respectivamente.

Card
La naturaleza superficial del lago, que poseía una profundidad media de solo tres metros, unida al entorno árido montañoso, provocaban que fuese muy sensible a las fluctuaciones en el clima. Su evaporación oficial se declaró en diciembre. Aunque no es la primera vez que el lago Poopó se evapora (la última fue en 1994), existe el temor de que esta vez tarde muchos años en rellenarse, si es que lo hace.

El Lago Poopó está reconocido como humedal conservado bajo la Convención internacional Ramsar. La evaporación se ha relacionado con varias causas, entre ellas las extracciones de las fuentes de agua de lago para minería y agricultura, la sequía provocada por el calentamiento del océano Pacífico a causa del El Niño y el cambio climático.

El caso del mar

Hace un par de años algo parecido ocurrió con el mar de Aral, una enorme masa de agua que se ubica entre Kazajistán y Uzbekistán y que quedó reducida a sólo el 10% de su superficie. Como estaba contaminado, gran parte de su superficie quedó como un desierto tóxico.

En la foto de abajo se ve el Aral en 1989, a la izquierda, y en 2014, a la derecha.

Card