Escucha ahora

Ciudadano ADN


China: policía usa lentes con reconocimiento facial para atrapar criminales

En los últimos años, China ha dado un impulso significativo a la inteligencia artificial, un sector que el Partido Comunista considera estratégico.

China: policía usa lentes con reconocimiento facial para atrapar criminales

Una policía en Zhengzhou. Foto: Getty Images

La policía de Zhengzhou, capital de la provincia china de Henan, utiliza lentes con reconocimiento facial para detener a personas con asuntos pendientes con la justicia.

Los agentes se instalan en las entradas de la estación de trenes de alta velocidad de la ciudad. Con una pequeña cámara instalada en los lentes, son capaces de captar todas las caras de los transeúntes, cruzan el dato con una base policial y buscan coincidencias en la lista de sospechosos de haber cometido algún crimen.  Los resultados se conocen de forma prácticamente inmediata en un dispositivo móvil.

Desde el 1 de febrero, los policías han detenido con la ayuda de estos lentes a siete personas acusadas de delitos como tráfico de personas o de haberse dado a la fuga después de un atropello.

Un vocero del departamento de Seguridad Pública de la provincia, Zhang Xiaolei, explicó al periódico estatal Global Times que la tecnología (basada en la inteligencia artificial) solamente necesita una imagen de la cara de cada persona para empezar la búsqueda, una mejora significativa en comparación con sistemas anteriores que requerían varias fotografías hechas desde ángulos distintos.

En los últimos años, China ha dado un impulso significativo a la inteligencia artificial, un sector que el Partido Comunista considera estratégico. Algunas de sus aplicaciones, especialmente las que se basan en el reconocimiento facial, empiezan a tomar forma en cuestiones relacionadas con la seguridad nacional. A este caso en Henan se le suma, por ejemplo, la identificación de conductores que violan las normas de tráfico en Shanghái, el hallazgo en pocas horas de un niño que había sido secuestrado en Shenzhen o la detención de personas buscadas por la policía en grandes eventos como el Festival Internacional de la Cerveza de la ciudad costera de Qingdao.

Estos avances a disposición del aparato policial del Estado chino son vistos por los críticos con preocupación por sus implicaciones en términos de privacidad y temen que sean usados para ahogar cualquier indicio de disidencia. En la región de Xinjiang, hogar de la minoría musulmana uighur, se han creado bases de datos biométricos (huellas dactilares, escaneo del iris) e incluso de ADN, según denuncia la organización Human Rights Watch.

El periódico hongkonés South China Morning Post informó a finales del año pasado que Pekín está ultimando un sistema de reconocimiento facial que permitirá identificar cualquiera de los casi 1.400 millones de ciudadanos chinos en solamente tres segundos y con una precisión del 90%.

X