Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Alan García estaba siendo investigado por colusión, lavado de activos y tráfico de influencias

El expresidente peruano se disparó cuando la policía iba a detenerlo preliminarmente.

Alan García estaba siendo investigado por colusión, lavado de activos y tráfico de influencias

Alan García. Foto: Getty Images

Cuando Alan García decidió dispararse en la sien derecha, afuera de su pieza lo esperaba la policía para detenerlo preliminarmente por 10 días, en el marco de una investigación por el caso Odebrecht.

Antes de su fallecimiento, a los 69 años, el expresidente peruano era requerido por la justicia por los delitos de colusión, lavado de activos y tráfico de influencias, supuestamente, por favorecer a la constructora brasileña en la concesión para las obras de la línea 1 del tren subterráneo de Lima.

García, quien gobernó su país durante dos periodos (entre 1985 y 1990, y en 2006 y 2011) tenía prohibición de salir de Perú y, por eso, en noviembre pidió asilo en Uruguay, refugiándose en la casa del embajador de ese país en Lima. Finalmente, el gobierno de Tabaré Vásquez le negó la solicitud.

Tras el incidente uruguayo, el ex jefe de Estado, que siempre defendió su inocencia, entregó su pasaporte a la Fiscalía y expresó su intención de cooperar con la investigación. "Creo importante confiar en lo que ha dicho el presidente de la República y el presidente del Poder Judicial: hay independencia de poderes y que no hay persecución política”, dijo entonces.

En las previas a que se suicidara, la justicia había emitido orden de detención preliminar en su contra. "Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la ESPECULACIÓN o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", escribió en su cuenta de Twitter, durante las últimas horas del 16 de abril.

"En este caso concreto ningún documento de los que se ha mostrado me alude o me menciona, ninguna delación o indicio me vincula con nada. No hay ninguna razón fáctica o hecho concreto, todo es especulación. Y con especulaciones no se priva a una persona de libertad, ni siquiera de manera preliminar. A mí me parece que eso sería una gran injusticia", recalcó en una entrevista concedida a RPP y emitida un día antes de su muerte.

A las 6:30 horas de la jornada siguiente, la policía fue a buscarlo a su casa. De acuerdo con el ministro del Interior peruano, García solicitó hacer una llamada a su abogado y se encerró en su habitación. Ahí se disparó en la cabeza. Luego falleció en el hospital Casimiro Ulloa.  

X