Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Súper ricos piden a Trump que no les baje los impuestos

Unos 400 millonarios estadounidenses aseguran que la rebaja sólo favorecerá la desigualdad.

Súper ricos piden a Trump que no les baje los impuestos

Steven Rockefeller. Foto: Getty Images

No son súper ricos chilenos. El proyecto de rebaja de impuestos de Donald Trump encontró unos adversarios especiales. Un grupo de 400 millonarios y multimilonarios firmaron una carta en la que piden al congreso no recortar la carga tributaria. La misiva la firman, entre otros, George Soros y Steven Rockefeller, quienes aseguran que la iniciativa favorecerá la desigualdad. "La forma de crear más trabajos de calidad y fortalecer la economía no es mediante reducciones de impuestos para los que más tenemos, sino invirtiendo en el pueblo americano", afirma el texto.

"Este recorte es absurdo. Según los republicanos no nos podemos permitir gastar más dinero público, pero sí reducir los impuestos a los más ricos. Esto no tiene sentido", afirmó Bob Crandall, antiguo mandamás de American Airlines. "Somos ricos a los que nos preocupa profundamente nuestra nación y su gente, y escribimos con una sola petición: no nos corten los impuestos", parte la carta. Dos súper ricos como Bill Gates y Warren Buffet, incluso pedían pagar más impuestos. El principal accionista de Berkshire Hathaway tributaba el 17% y sus trabajadores pagaban sobre el 33%.


Robert Crandall

La Casa Blanca declara que su proyecto mantiene intacta la presión fiscal, pero los documentos enviados al congreso muestran que las rebajas son múltiples: Se reduce el tope fiscal del 39,6% al 38,5% para las parejas que ganen más de un millón de dólares al año; Se elimina el impuesto de sucesiones, que ahora pagan unas 5.000 familias al año y para herencias por encima de los US$5,49 millones. "Ni es justo ni sabio proporcionar una rebaja fiscal a los ricos a expensas de las familias trabajadoras, especialmente si se financia desmantelando programas que permiten cubrir necesidades fundamentales como la salud y la alimentación", añade.

El recorte de impuestos es unas de las promesas electorales de Trump, un presidente multimillonario. Él mismo presentó la propuesta como "el mayor recorte fiscal de la historia de Estados Unidos". Los cálculos conservadores establecen que la rebaja incrementaría la deuda pública en 1,5 billones de dólares en 10 años. La respuesta oficial al desequilibrio es que el recorte traerá inversiones que generan crecimiento y permiten compensar la pérdida fiscal. Los millonarios desconfían de la idea, ya que las empresas alcanzaron beneficios récord y creen que es más importante dirigir los fondos públicos a la educación, la salud y la investigación.


George Soros
X