Escucha ahora

Música en ADN


La cuestionable historia de la aerolínea que se estrelló en Colombia

El vuelo LaMia CP-2933 le costó la vida a 71 personas, entre ellas el equipo de Chapecoense.

La cuestionable historia de la aerolínea que se estrelló en Colombia

Choque de Lamia

La empresa nació en Venezuela el año 2009 en la ciudad de Mérida (Venezuela) y no pudo funcionar por falta de permisos. El año 2013 se mudó a Isla Margarita (Venezuela), pero no logró volar por diversos problemas. No lograba cumplirse el proyecto del empresario Ricardo Alberto Albacete Vidal.

Precisa Infobae que en 2015 y luego que Albacete Vidal tuviera un proceso complicado en España, donde fue señalado como testaferro del empresario chino Sam Pa (detenido por delitos de corrupción), LAMIA se trasladó con sus tres aviones a Bolivia.

En el país altiplánico logró las autorizaciones para comenzar como "pequeño operador". Desde ahí figuraron como nuevos dueños de la nueva compañía, Marco Antonio Rocha y el piloto Miguel Quiroga, quien comandaba el avión que capotó en Medellín.


Ricardo Alberto Albacete Vidal

Su frágil operación se refleja en que dos de sus aviones estaban en reparación. Entre sus clientes están empresas de hidrocarburos y minería, agencias de turismo y equipos de fútbol como Atlético Nacional (Colombia), la Selección de Venezuela, The Strongest (Bolivia), Blooming (Bolivia), Oriente Petrolero (Bolivia), Real Potosí (Bolivia), Olimpia (Paraguay), EcoJet (Bolivia), el ministerio de minería boliviano y Fénix Entertainment Group (Argentina).

Asegura El País que esos aviones British-Aerospace BAE-Avro tienen cuatro reactores, capacidad de hasta 90 pasajeros y una antigüedad de 16,6 y 17,6 años. Ese modelo se dejó de producir en 2001 y acumula desde 1981 un total de 13 accidentes con más de 200 muertos. El incidente más grave ocurrió en 1987 cuando el disparo de un pasajero contra la tripulación causó 43 muertes tras el choque.

Un reportaje de El Tiempo aclara que LAMIA no cuenta con los protocolos de seguridad exigidos por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) para hacer frente a estas tragedias y que debió pedir ayuda a Avianca para hacerse cargo de los féretros que precisa para la recuperación y el traslado de los cuerpos.


 

Según La Nación esta compañía debió pedir ayuda para arreglar el hospedaje de las familias y el apoyo psicológico. Por este motivo Avianca puso a disposición a 44 psicólogos y suministró el hospedaje en un hotel de la cadena Movich.

La pregunta que surge es: ¿Cómo una línea aérea pequeña logró los contactos para transportar a equipos de fútbol tan importantes como una selección sudamericana? Fue el caso de la Selección de Argentina en la última fecha de las Clasificatorias, cuando viajaron de Buenos Aires a Belo Horizonte el 6 de noviembre.

El tema no deja indiferente a nadie y desde la AFA se reveló que ya trabajan para conseguir un avión exclusivo para la Albiceleste y los clubes argentinos. Los bajos costos parecen no ser excusa suficiente, luego de la muerte de 71 personas.