Escucha ahora

ADN Hoy


Publicidad

Rumano sueña con llegar a la NBA: Mide 2,31 metros a sus 17 años

Robert Bobroczkyi juega en el básquetbol juvenil de Estados Unidos, en el Instituto Spire de Ohio.

Rumano sueña con llegar a la NBA: Mide 2,31 metros a sus 17 años

Robert Bobroczkyi. Foto: The Washington Post

"Puedes elegir: tu altura puede ser una bendición o una maldición, depende de ti". Esa frase es lo que más recuerda de su padre el rumano Robert Bobroczkyi. El joven de 17 años mide 2,31 metros y quiere llegar a la NBA. Su altura le ha provocado una escoliosis que le trajo problemas de cadera y espalda, pero sigue soñando en el básquetbol juvenil en Estados Unidos, tras sumarse al Instituto Spire de Ohio.

El adolescente se mudó a una casa con sus amigos y para dormir, a la cama le suma dos maletas y una almohada en la parte superior para sostener sus pies. El joven pesa sólo 90 kilos y sus movimientos se observan extraños en una cancha de básquetbol. Como ejemplo, el retirado pivot chino Yao Ming medía dos centímetros menos que Robert.

A Bobroczkyi le gustan las películas de terror, juega NBA 2k y aprendió a tocar el piano mirando tutoriales de Youtube. Para él las puertas son siempre demasiado bajas, sus pantalones deben ser pedidos por encargo y utiliza camisas XXXXXL. La Clínica Cleveland le asignó un nutricionista para que aumente medio kilo por mes.

Para llegar al objetivo debe consumir 4.500 calorías diarias (unas nueve hamburguesas Big Mac). El gigante nacido el 17 de julio de 2000 en Arad, cuenta que tiene problemas cada vez que en la escuela hay sopa, porque al sentarse a comer está obligado a acercarse el plato a la boca, ya que con la cuchara no mantiene el pulso.

Su padre Zsigmond mide 2,17 metros y es un exbasquetbolista. Su madre Brunilda mide 1,90 metros y es una exvoleibolista. Los exámenes médicos descartaron que el joven tuviera una enfermedad y descartaron el síndrome de Marfan, una condición genética que puede ocasionar problemas cardíacos que amenazan la vida.

La vida de Bobroczkyi continúa en Estados Unidos, donde siempre le preguntan por su altura y él asegura que "tienes que acostumbrarte a eso". Aunque na vez le preguntaron si le gustaría crecer más, y mientras movía la cabeza y respondió: "Ya terminé. Creo que crecí lo suficiente".

X