Escucha ahora

ADN Hoy


Publicidad

Partido entre Estadios Palestino e Israelita termina con invasión y agresiones

Alta tensión. El encuentro debió ser suspendido a 12 minutos del término por falta de garantías. La historia continuó con rayados en el frontis del estadio Palestino.

Partido entre Estadios Palestino e Israelita termina con invasión y agresiones

Fútbol. Imagen referencial. Foto:

Gonzalo Álvarez y Cristóbal Arriagada, ADN

Corría el minuto 78' y el equipo del Estadio Israelita Maccabi (EIM) derrotaba 4-1 a los locales de Palestino. Era el primer partido entre ambos en la categoría todo competidor en los 20 años de la Súper Liga. Pero los ánimos estaban caldeados. Una invasión a la cancha llevó al árbitro Norman Vega a tomar una drástica decisión: suspenderlo por falta de garantías.

El duelo, correspondiente a la 7ª fecha del torneo de Apertura, disputado el 8 de junio pasado, tuvo de todo. Minuto 12: gol del Israelita y el jugador árabe Francisco Sabal insultó desde el banco al juez asistente. Expulsado.

Así continuó el partido hasta el segundo tiempo, cuando una falta en favor de la visita, cerca del lateral contiguo a la barra del Estadio Palestino, desató la indignación de un hincha no identificado. Éste encaró a un rival, sacó una bandera palestina y le enrostró: "Ésta es una bandera de verdad… me limpio el culo con la tuya. Los vamos a matar a todos".

"A lo largo de todo el encuentro, por parte de la barra del equipo del Estadio Palestino se escucharon gritos en contra de los jugadores de EIM en forma grosera, despectiva y racista. (Esos hinchas) tiraban agua y colillas de cigarro cerca de los jugadores del equipo rival", consigna el informe de Vega, al que tuvo acceso ADN.

Desde el Estadio Palestino, sin embargo, desmienten los hechos: "Es un relato que escapa totalmente a la realidad, generando un ambiente de odio entre ambas comunidades". Además, plantean que el reporte del árbitro tuvo que ser rectificado por imprecisiones, asegurando que "ha intentado descalificar a los chilenos de origen palestino, descontextualizando considerablemente los acontecimientos".

Un miembro del equipo local -que prefirió mantener su identidad en reserva- aseguró que hasta la expulsión el partido era friccionado, pero normal con provocaciones propias de cualquier partido de fútbol. "Despectivamente nos decían, ustedes no existen, quiénes son, no existen. Trataban de hacernos picar con una cuestión muy sensible para nosotros para sacar provecho, eso no está bien, apuntó.


 

Gritos y golpes

Con todo, el partido se siguió jugando hasta el minuto 78, cuando la expulsión de Chafic Abumohor por doble amonestación derivó en la invasión a la cancha de más de un centenar de personas, una de las cuales portaba una bengala. En medio del alboroto, el árbitro Vega expulsó a un tercer jugador del Estadio Palestino  por insultos reiterados.

"Nos vimos rodeados por jugadores e hinchas del equipo local quienes insistían con que el partido debía continuar. En medio de la gente, apareció un señor por la espalda identificado como Jorge Khamis, quien me agredió con un golpe de puño en las costillas", agregó el juez.

Para el Estadio Palestino, hasta la expulsión de Abuhomor, el partido se desarrolló con total normalidad y niegan que algún integrante de su club agrediera al árbitro. De hecho, señalan en un comunicado que "ambos equipos increparon al cuerpo arbitral, por un lado el entrenador del Estadio Israelita para que suspendiera el encuentro y por otro lado los integrantes de nuestro club para que continuara con el mismo".

Uno de los jugadores del Maccabi, Nicolás Cuchacovich, discrepa con esta versión y denuncia agresiones verbales de grueso calibre por parte de hinchas rivales. “Nos gritaban a tu abuelos los mataron en el horno, eres polaco, párate judío culiado. Estaba muy caliente la cosa", detalló a este medio.


El Maccabi representando a Chile en 2015

 

"Una sociedad enferma"

Para Gonzalo Nazal, sociólogo del Centro de Alto Rendimiento (CAR), este tipo de incidentes suceden tanto en el fútbol amateur como en el profesional. "Tiene mucho que ver con el conflicto histórico y la lucha por el territorio palestino. No podemos entender el deporte como algo aislado a otros fenómenos sociales", comenta a ADN. Sin justificar la violencia ni validándola como recurso, complementa que "puede haber influido la efervescencia de un clásico entre las dos colonias".

Juan Vita, psicólogo deportivo del primer equipo del Club Atlético Banfield de Argentina, no se sorprende con lo acontecido y apunta al momento que atraviesa la sociedad como responsable: "No podemos pretender que siendo parte de una sociedad enferma, nuestros jóvenes no se enfermen también. Desde el punto de vista psicológico es casi imposible equilibrar a un jugador de fútbol cuando la sociedad está desequilibrada".

El integrante del cuerpo técnico de Julio César Falcioni va más allá y manifiesta a ADN que "tenemos que ponerle un punto final a la violencia en el fútbol. No sólo en el fútbol juvenil, sino que en todo el fútbol. ¿Pero cómo hacemos para combatir la violencia en el fútbol? Si en la sociedad hay violencia. Es muy difícil".

Pablo Nazir, presidente de la Comisión de Deportes del Club Palestino, asegura que después de  los incidentes se actuó con celeridad: "El club tomó las determinaciones correspondientes y aplicó las medidas disciplinarias contra los jugadores sancionados como suele ocurrir. Adicionalmente, a los hinchas se les prohibió el ingreso al club por mal comportamiento".

Si bien la gran mayoría de los integrantes de ambas colectividades tienen lazos y frecuentan lugares similares, este miércoles aparecieron rayados hebreos en las afueras del club árabe. Ello reforzó la idea de que el primer partido en dos décadas no tenga una segunda versión.

Según pudo averiguar ADN, para evitar futuros problemas existe la moción de parte de algunos directores del club árabe, de no reeditar el encuentro y entregar los puntos por secretaría al cuadro que nominalmente juegue como local.


"El pueblo de Israel vive", rezan los rayados

Repudio general

Lo ocurrido llegó este viernes hasta la justicia. Esto, después que la Comunidad Judía concurriera a la fiscalía Oriente junto a parlamentarios y representantes del Estadio Israelita Maccabi, para denunciar amenazas y hechos racistas, xenófobos y antisemitas en canchas del Club Palestino.

El presidente de la CJCh, Shai Agosin, dijo que "estamos tremendamente preocupados e inquietos por situaciones que nunca se habían dado en nuestro país y que tienen su origen en grupos que quieren -de forma agresiva y violenta- importar un conflicto que está a miles de kilómetros".

Lo ocurrido, asimismo, generó repudio en otros dos equipos que disputan la Súper Liga de colonias: los estadios Español y Croata.

"Las situaciones de esta naturaleza hay que erradicarlos de nuestra liga. Además, solidarizamos con Estadio Israelita y exigimos fuertes sanciones para los responsables de estos vergonzosos hechos extradeportivos que manchan y desprestigian el espíritu que fundamentan nuestra liga", señalaron los hispanos.

El Estadio Croata, señalaron, "nos sumamos a las palabras de José Miguel Correa de Estadio Español con respecto a los hechos antes mencionados y creemos que estos hechos no se pueden ocultar ni bajarle el perfil como se ha hecho hasta ahora".

"Como equipo exigimos se tomen las medidas corerspondientes a la brevedad y de forma ejemplificadora para que estos hechos sean cuales sean y en el estadio o cancha que sea NO VUELVAN A OCURRIR NUNCA MÁS", concluyeron.

X