Escucha ahora

La Prueba de ADN


Publicidad

Escucha Chile: El día y la noche fundidos en Rusia

Juan Cristóbal Guarello analiza a la joven Alemania que enfrentará a Chile y repasa la literatura revolucionaria de Alexander Blok.

Escucha Chile: El día y la noche fundidos en Rusia

Moscú en 1917. Foto: Getty Images

Desde Rusia, Juan Cristóbal Guarello

Quien venga a Rusia en esta época, primavera-verano, tiene que saber que estará en un estado de permanente vigilia, porque la noche no existe, entonces el día se funde con la noche. Oscurece muy pocas horas y de repente uno está perdido, no sabe qué hora es.

En este momento, para mí son las 8 y media de la noche. Acaba de ganarle Alemania a Australia por 3 a 2, pero en verdad es como si fueran las 8 de la mañana.

Viajé toda la noche desde Kazán a Sochi con una escala en San Petersburgo. Dormí algunas horas, leí otras. La verdad es que estoy un poco confundido, pero no se resiente el físico, uno está como planeando, sobrevolando todo este inmenso país.


Alemania y Australia jugaron en el estadio de Sochi

 

En este instante, me encuentro en la sala de prensa del estadio de Sochi; la actividad comienza a cesar; la gente se va. El partido de Alemania no entusiasmó demasiado, aunque tuvo una cuota de suspenso interesante y deja la duda de si los alemanes, estos jóvenes alemanes, tienen el roce y la experiencia para enfrentar a un equipo como el chileno. El fútbol lo tienen, pero apenas se enfrentan a algún problema no saben cómo resolverlo y por algo los rudimentos de los australianos los complicaron tanto en los últimos minutos.

Los ruidos que ustedes escuchan es el trajín habitual que hay en una sala de prensa en un torneo de estas características. Hay alguien que puede preguntar ¿y qué pasa con la poesía rusa de hoy? Bueno tengo dos hombres: Alexander Blok y Vladímir Mayakovski. Dos hombres que están identificados con la literatura revolucionaria.


Alexander Blok

 

Son bastante fuertes los poemas, especialmente de Blok, quien murió muy joven en 1921 cuando la revolución rusa recién estaba naciendo, cuando Stalin todavía era uno más del Politburó, es más un rezagado, un don nadie, y el poder estaba concentrado en Lenin y fundamentalmente a la cabeza del Ejército Rojo de Trotsky.

Dice cosas fuertes Blok, dice cosas hirientes hacia Rusia, por ejemplo:

Fuegos, fuegos, fogatas, por todas partes…

Las correas de los fusiles en los hombros…

¡Con firme paso revolucionario!

¡El incansable enemigo no duerme!

¡Camarada, agarra el fusil, sin miedo!

¡A la Santa Rusia metámosle un balazo!

¡A la mazacotuda,

A la Rusia de las isbas,

A la muy culona!

¡Ya, ya, sin la cruz!


Lenin hablando a trabajadores

 

Recordemos que una de las bases del imperio zarista era su relación con la iglesia Ortodoxa, casi estaban fundidos en un solo cuerpo, entonces el peso de la aristocracia rusa, de la corona rusa, también estaba apuntulada por el peso de la iglesia rusa y eso evidentemente fue barrido por la revolución.

¿Qué hora es? No tengo idea. Mañana les cuento sobre Mayakovski.

X