Escucha ahora

Mediodía en ADN


Publicidad

El bello poema de amor que escribió Buffon al arco

"Tenía 12 años cuando te di la espalda. Renegar de mi pasado para asegurar tu futuro. Fue una elección del corazón", escribió el portero-poeta en perfecto italiano.

El bello poema de amor que escribió Buffon al arco
El arquero italiano, Gianluigi Buffon, batió un nuevo récord: mayor cantidad de minutos imbatidos en el fútbol italiano. 

El meta superó la marca que ostentaba Sebastiano Rossi de 929 minutos y lo elevó a 973, en un partido que ganó por 4-1 al Torino.

Para conmemorar el momento, el portero mostró su cara más poética y publicó en sus redes sociales una declaración de amor con quien lo ha acompañado toda su carrera: el arco.

Esta es la traducción del sitio Ovación:

"Tenía 12 años cuando te di la espalda.
Renegar de mi pasado para asegurar tu futuro.
Fue una elección del corazón.
Una elección del instinto.
Justo el día en que me detuve a mirarte de frente, sin embargo, empecé a amarte.
A protegerte.
A ser tu primera y última línea de defensa.
Me prometí que haría todo lo posible para no abandonar tu resguardo. O para hacerlo lo menos posible. Pero cada ocasión fue dolorosa, tener que darme vuelta para entender que te había desilusionado.
Una vez.
Una vez más.
Siempre hemos sido opuestos y complementarios, como la Luna y el Sol. Obligados a vivir uno al lado del otro, pero sin tocarnos. Compañeros de vida a quienes se niega el contacto.
Hace más de 25 años juré mis votos: juré protegerte y guardarte. Convertirme en un escudo contra tus enemigos. Siempre he pensado en tu bien, anteponiéndolo al mío. Y cada vez que me di la vuelta para mirarte intenté sostener tu expresión decepcionada con la frente en alto, pero sin perder nunca el sentimiento de culpabilidad.

Tenía 12 años cuando le di la espalda a la puerta.
Y seguiré haciéndolo. Mientras las piernas, la cabeza y el corazón resistan".

Avevo 12 anni quando ti ho voltato le spalle. Rinnegai il mio passato per garantirti un futuro sicuro. Una scelta di cuore. Una scelta d'istinto. Proprio nel giorno in cui ho smesso di guardarti in faccia però, ho cominciato ad amarti. A tutelarti. A essere il tuo primo e ultimo strumento di difesa. Ho promesso a me stesso che avrei fatto di tutto per non incrociare più il tuo sguardo. O per farlo meno possibile. Ma ogni occasione è stata una sofferenza, dovermi voltare per rendermi conto di averti deluso. Ancora. Ancora una volta. Siamo sempre stati opposti e complementari, come Luna e Sole. Costretti a vivere uno accanto all'altro senza mai potersi sfiorare. Compagni di vita a cui viene negato il contatto. Oltre 25 anni fa ho fatto il mio voto: ho giurato di proteggerti e custodirti. Mi sono fatto scudo contro i tuoi nemici. Ho sempre pensato al tuo bene, anteponendolo al mio. E tutte le volte che mi sono voltato a guardarti ho cercato di sostenere la tua espressione delusa a testa alta, ma sentendomi consapevolmente in colpa. Avevo 12 anni quando ho voltato le spalle alla porta. E continuerò a farlo. Finchè gambe, testa e cuore reggeranno. #G1G1