Escucha ahora

Música en ADN


Publicidad

Desgarrador testimonio de piloto de avión que escuchó último diálogo del vuelo del Chapecoense

Juan Sebastián Upegui, de Avianca, contó la conversación con la torre en Medellín.

Un estremecedor relato se conoció en las últimas horas del fatídico accidente donde murieron 71 personas, entre ellas, la delegación del Chapecoense, finalista de la Copa Sudamericana.

El audio, difundido por el canal RCN Noticias, corresponde a Juan Sebastián Upegui, copiloto del vuelo de Avianca 9253, quien escuchó los dramáticos diálogos entre la cabina del siniestrado aparato y la torre de control en Medellín.

"'Solicitamos prioridad para proceder a la pista, para proceder al localizador, tenemos problemas de combustible'", comenzó sobre el primer aviso del Lamia.

"Ahí, la controladora dijo a no sé quién, 'tenemos un problema en este momento, un avión está aterrizando de emergencia'... Y el 'procedemos, procedemos, tenemos problemas de combustible' (del copiloto del Lamia)... Y empezaron a bajar y se metieron por abajo", detalló.

Ahí, añadió Upegui, "la controladora nos dijo 'Avianca 9256 vire a izquierda rumbo a no sé qué'. Nos metió a un rumbo y el avión pasó por abajo, incluso vimos las luces del avión cuando pasó bajando".

"Cuando empezó a bajar, el man (copiloto) declaró la emergencia de que tenía problema de combustible. Él sí se declaró en emergencia. 'Mayday'... y se metió. La controladora le dijo 'tatata, proceda al localizador'... El man se fue para allá, cuando la controladora le dijo 'informe el problema que tiene'. Ahí el man dijo 'ahora tenemos falla total eléctrica, vectores para proceder a la pista'", recordó.

Y agregó: "La controladora dijo 'no lo tengo en contacto radar, ahora'. Y el man empezó 'ayuda, vectores para proceder a la pista, vectores para proceder a la pista', con voz desesperada. Y al fondo se escuchaba al piloto 'tren abajo, no sé qué, no se cuánto'. El man decía 'vectores para proceder a la pista'. Y nosotros callados".

"La controladora le dijo 'usted se encuentra en el radial 1, 8, 0 de la pista con 9 mil pies, a 8 millas. Yo recuerdo que estaba recostado sobre la mesa haciendo fuerza 'hágale, hágale, hágale, lleguen, leguen, lleguen, lleguen. Y empecé a apretar. Ahí el man... 'ayúdennos, vectores para proceder a la pista, vectores'. Y ahí se paró la cosa", contó.

El diálogo se cerró con: "La controladora 'tatata responda, tatata responda'... y se le quebró la voz a la controladora, se puso súper mal, nosotros nos pusimos a llorar".