Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Publicidad

Crack de San Lorenzo: "Guede es un loco lindo, pero no debe ser tan arrebatado"

Néstor Ortigoza anticipó el juego con los árabes y recordó la huella que le dejaron el DT de Colo Colo y Juan Antonio Pizzi.

Crack de San Lorenzo:

Néstor Ortigoza. Foto:

El volante paraguayo Néstor Ortigoza se ha convertido en el crack de San Lorenzo de Almagro, donde compartió con Juan Antonio Pizzi (2012-2013) y Pablo Guede (2016), a quien definió como "un loco lindo", pero que "arrebatado".

En entrevista con el diario La Tercera, el guaraní confesó que el actual DT de Colo Colo "me enseñó mucho", porque "es un técnico que sabe", pero que "al ser muy joven, debe aprender a manejar algunas cosas".

"Guede tiene un carácter fuerte. Por eso digo que le falta un poquito más de experiencia, un poquito más de calma. Tiene una gran personalidad, va al frente. Eso uno no lo cambia, pero con un poco más de experiencia lo puede manejar mejor, de otra manera. Guede debe manejar mejor los momentos, no ser tan arrebatado", afirmó.


 

Ortigoza, asimismo, no olvida a Pizzi con quien arrancó como suplente y a quien torció la mano. "Me gané el puesto, faltando cuatro fechas me sacó y en la final me volvió a poner. Ese día fuimos campeones contra Vélez".

"Era de hacer muchos cambios. Me gusta mucho el mensaje que baja. No tenía tanto diálogo por su forma de ser, pero jamás tuvimos problemas. Es su estilo. Yo hablaba más con el profe. El otro día, en Paraguay-Chile, lo fui saludar. Me nació, eh, dijo.

Para el paraguayo, el DT de la Roja le enseñó que "el puesto nunca está asegurado. Rotaba todo el tiempo. Pizzi me enseñó a contar hasta doscientos. Fue la primera vez que un entrenador me puso en el banco".


Crédito: Agencia Uno

Con Palestino a la vista, por la ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana (jueves, 21 horas), Ortigoza sostuvo que los árabes "hace un tiempo que se ve y se escucha que juegan bien. Es un equipo al que le gusta jugar mucho, que le gusta presionar".

"Para nosotros es una final. Sabemos que vienen bien. Eliminaron a Flamengo en Brasil. Y el fin de semana golearon por el campeonato chileno (...) Sabemos que el partido no está ganado y no podemos relajarnos. Va a ser durísimo", anticipó.

Y a pesar de que fue cauto, el paraguayo manifestó -en broma- su esperanza de que "ojalá podamos sacar una buena diferencia. Ojalá les ganemos 3 a 0 o 4 a 0, para ir a Chile a fumarnos un cigarrillo, jajajaja. Pero sabemos que eso es muy difícil en el fútbol de hoy, más a este nivel".

X