Escucha ahora

Ciudadano ADN


Publicidad

Clásico uruguayo Nacional-Peñarol no se pudo jugar por culpa de los barristas

Incidentes en una galería obligaron al árbitro a suspender el juego.

Clásico uruguayo Nacional-Peñarol no se pudo jugar por culpa de los barristas

Barristas uruguayos. Foto: Twitter

Los barras bravas volvieron a impedir que se juegue un partido en Sudamérica. Ahora el turno fue del clásico uruguayo entre el Club Nacional de Fútbol y el Club Atlético Peñarol, que correspondía a la 13° fecha del Torneo Uruguayo Especial.

Fueron los seguidores del Carbonero quienes comenzaron desde bien temprano a enfrentarse a la policía y ya en el Estadio Centenario, atacaron a los funcionarios de la seguridad y de la recaudación de las entradas.

 

Un grupo de barristas de Peñarol comenzó a arrojar cosas desde la tribuna Amsterdam en contra de los policías, como un barril con gas de 15 litros. Ante eso el árbitro Leodán González, se reunió con las autoridades y decidieron cancelar el juego.

"Procedemos a suspender instancias gracias a una opinión técnica como es la del Ministerio del Interior", explicó González. Mario Layera, el director nacional de la policía, le dijo al juez que no existían las condiciones de seguridad mínimas.